Actualizado
martes, 16 julio 2019
22:10
h
URGENTE

Un Purgatorio restaurado

Santiago de la Espada acoge la presentación de un lienzo del siglo XVII
Ver comentarios
|
10/07/2019

Un mar de llamas en el que unas ánimas se agitan y otras rezan acongojadas y llenas de sufrimiento, provocando la compasión de los devotos. En el plano celestial superior está la Virgen del Carmen, con el Niño Jesús y flanqueada por Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís. Es la composición del lienzo Ánimas del Purgatorio, una obra de 2,71 metros de longitud, cuyo autor es desconocido, aunque parece encuadrarse en el círculo de Juan de Sevilla, sucesor de Alonso Cano en la Escuela Granadina. Una obra del siglo XVII que vuelve a vibrar con sus intensos colores, con el visible dolor de los protagonistas que encogen el corazón del que observa.

Así, la Fundación Caja Rural, a través del área cultural y adscrito al programa de recuperación de bienes culturales, la restauración del lienzo tiene como objetivo conservar el patrimonio cultural jiennense y darlo a conocer mediante sus visitas guiadas a diferentes municipios. Por ello, el cuadro se presentó en Santiago de la Espada, en un acto que aportó más valor si cabe a la propia obra. La cita tuvo lugar en la parroquia de Santiago Apóstol, el propio restaurador José Luis Ojeda Navío estuvo presente y tuvo la oportunidad de hablar del trabajo realizado a lo largo de más de siete meses. El profesional contó como tanto él como su equipo se encontró con una obra muy oscurecida, “fruto de la oxidación del barniz y múltiples repintes; roturas y faltas del lienzo, así como carencias de policromía”. Tras la finalización del trabajo ha salido a la luz uno de los trabajos más impactantes —si se visualiza el antes y el después— que se ha llevado a cabo desde la Fundación. “La recuperación de su aspecto original llena de luz y color se une a la muy interesante iconografía, en la que se hace referencia a las tres órdenes, Dominicos, Franciscanos y Carmelitas a los que se podría recurrir mediante la oración buscando su intercesión para el paso del purgatorio al cielo”, destacaron desde la propia fundación.

La restauración de la obra de la segunda mitad del siglo XVII se realizó desde diciembre de 2018 a junio de 2019 por el Restaurador de Obras de Arte José Luis Ojeda Navío, con la colaboración de las también Restauradoras Encarnación Gómez y Olga Cano. Un lienzo que, al fin, recupera el color de sus orígenes.