Actualizado
martes, 20 agosto 2019
01:35
h
URGENTE

Un centenar de escolares exponen en un museo

Alumnos del colegio San José Artesano muestran sus dibujos al público
|
07/03/2019

No se trata de ganar el más prestigioso premio de pintura, ni siquiera el más modesto. El objetivo es otro, “que los escolares se acerquen al arte con normalidad, lo disfruten y se sientan orgullosos de poder decir: yo expongo en un museo”, precisa Mari Luz Sánchez, concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Torreblascopedro, profesora y directora del colegio público San José Artesano de este municipio de la comarca de La Loma.

El Museo Francisco Fernández era, a lo largo de la mañana y buena parte de la tarde, un hervidero de gente. Un centenar de alumnos de Primaria y muchos de sus padres y demás familiares se dieron cita en este museo para contemplar sus obras que lucían junto a las del pintor Miguel Carini. Se culmina así un proceso que comenzó el pasado 14 de diciembre, con un proyecto novedoso en la provincia de Jaén. Con motivo de la inauguración de la exposición pictórica de Carini, quien también es un reconocido ilustrador de cuentos, y para que los escolares viesen que ir al museo podía ser divertido, el pintor, el Ayuntamiento y el catedrático de Fotografía Francisco Fernández organizaron una actividad que consistía en leer a los alumnos uno de los cuentos ilustrado por Miguel Carini, del libro Cuentos de la Selva, del uruguayo Horacio Quiroga. Eligió uno de una serpiente y una tortuga. Tras la narración, los escolares pintaron, a su elección, el personaje o secuencia que quisieron plasmar en el papel.

Aquellos dibujos iniciales quedaron inconclusos y, posteriormente, los alumnos los completaron en sus clases. “Había trabajado con niños de colegios en Buenos Aires y Málaga, pero nunca había sido una experiencia tan multitudinaria como esta. Estoy realmente emocionado”, confiesa Miguel Carini. Por su parte, Francisco Fernández no podía ocultar su satisfacción: “Esto es mucho más bonito que la vez anterior. Es maravillosa la emoción que sienten los chavales de ver sus obras expuestas en el museo. Ellos se sienten los verdaderos protagonistas”.