Puentes de letras para vivir mundos de ficción y fantasía

Los 34 Premios Literarios Jaén de CajaGranada reparten 36.000 euros de galardones

24 nov 2018 / 09:14 H.

Escribir es componer literatura o poesía a través de las palabras, crear musicalidad entre las líneas que argumentan, al final, la máxima expresión del talento mejor confabulado con la inspiración y la originalidad. Más que una pasión, es una vocación, un ejercicio egoísta que el escritor realiza para servir de canal comunicativo con el intangible mundo de la imaginación. Por esta razón, Premios Literarios Jaén de CajaGranada Fundación siguen apostando por reconocer los mejores textos. En su XXXIV edición, esta cita se convirtió en la gran fiesta de las letras jiennense, una que, como no podía ser de otra manera, contó con sus ganadores Mariano Fernández Urresti, Premio de Novela, por La maldición de Charles Dickens; David López Sandoval, Premio de Poesía por Cuenta atrás, y Begoña Oro Pradera y Alberto Jiménez, Premio de Narrativa Juvenil por Tú tan cáncer y yo tan virgo. Ellos fueron los protagonistas de la noche.

Esta velada, organizada por CajaGranada Fundación y Bankia, se celebró en la Casería de las Palmeras y contó, también, con la presencia de presidenta de la Fundación, María Elena Martín-Vivaldi Caballero; el alcalde de Jaén, Javier Márquez; el rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez; el diputado de Cultura, Juan Ángel Pérez; el director corporativo de la territorial de Bankia en Andalucía, Joaquín Holgado, la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla.

La periodista y escritora Sonsoles Ónega abrió el encuentro y destacó la importancia de leer para vivir otras vidas, algo que, durante su intervención, Martín-Vivaldi reseñó tras dar la enhorabuena a los premiados y felicitar a la conferenciante. Se trató de un alegato a favor de la lectura y al milagro del efecto de la palabra escrita. Ónega comenzó su disertación señalando que los libros y sus escribanos permanecen porque han sido, son y serán la mejor arma del hombre para explicarse y para entenderse. “Crecí entre libros en una hermosa biblioteca de madera de dos plantas con una escalera deliciosa en la que me sentaba a leer mientras mi padre escribía a máquina, al lado de un fax y un teléfono con contestador automático”, recordó en voz alta. Tras repasar algunas de las lecturas que forman parte de su vida, Ónega defendió: “Somos lo que leemos. ¡Desconfíen ustedes de aquellos que no leen! No se dejen engatusar entre las sábanas de una casa sin libros”.

Por su parte, la presidenta de CajaGranada Fundación, determino: “Efectivamente, leer nos permite soñar, crecer, imaginar, multiplicar y enriquecer nuestras existencias. Y también ser más libres, sensibles y empáticos con lo que ocurre a nuestro alrededor”. Martín Vivaldi, además, refrendó.

El diputado de Cultura se refirió a Jaén como un Edén de las artes, literatura y el deporte, un “paraíso interior” en que la Diputación no deja de apostar por la cultura. El rector de la UJA añadió a sus palabras: “Esta es una apuesta por Jaén, que hace la provincia visible en el mundo de las letras y nos da una dosis de autoestima”. Finalmente, el alcalde de la ciudad añadió: “Este es el acto más distinguido del año. En época de confusión, se necesita a la cultura para renacer”.

Cabe destacar que este año se presentaron 448 manuscritos inéditos a las diferentes modalidades, que repartieron, entre sus galardonados, 36.000 euros, un incentivo económico que impulsa a los escritores a dejarse llevar por las musas.