Los primeros de la fila

Los componentes originarios de “Apache” ensayan sus temas en un deseado reencuentro

07 jun 2019 / 09:54 H.

Fue en 1977 cuando seis componentes de tres grupos de música jiennenses de la época, Cantares, Ases 75 y Phoenix, decidieron unir su talento en la banda Geyser. Fue el germen del conjunto que, en enero de 1979, pasó a ser conocido como Apache. La unión hizo la fuerza. Artistas empeñados en hacer versiones de canciones que nada tenían que ver con los grupos a los que pertenecían, estrecharon sus lazos para romper con lo estructuralmente establecido. Su nacimiento fue una explosión de sentimientos, una revolución musical cercana a los Bee Gees, los Beatles o Eagles. Luis Miguel Peláez (voz), Antonio Molinero (percusión), Rogelio Rojas (guitarra solista), Miguel Morales (batería), Ángel Jacinto (teclista) y José Díaz (bajo) irrumpieron en el panorama musical jiennense con ganas de una sosegada “guerra”. Conscientes de sus limitaciones y de sus posibilidades, caminaban con paso firme, juntos, en busca de la calidad en unos tiempos con exceso de pachanguerismo. Juntos vivieron la experiencia de las dificultades que conlleva todo comienzo, se codearon con los grandes de la música de aquella etapa, viajaron al extranjero por primera vez y, poco a poco, se convirtieron en grandes artistas. Lo que ocurre es que la vida está llena de caminos y, aunque todos de alguna forma eligieron algo relacionado con la música, solo dos continúan, en la actualidad, en Apache: Luis Miguel Peláez y Antonio Molinero. Sin embargo, como hay derecho siempre a otra oportunidad, mañana vivirán en el Auditorio de la Alameda un momento especial. Los originarios de la tribu se subirán juntos, de nuevo, a un escenario. Esta semana se citaron para ensayar los tres temas que ya tienen preparados. No faltaron las lágrimas de emoción porque rememoraron aquellos años de Madrid en los que también, por qué no decirlo, tantas fatigas pasaron. Te estoy queriendo tanto, Sobrevivir y Bienvenidos pondrán el broche de oro de Apache Friends Sinfónico. “Estamos viviendo algo emocionante, porque con algunos de ellos hacía más de treinta años que no nos juntábamos”, comenta Antonio Molinero. Hay que tener en cuenta que la última canción, Bienvenidos, nunca llegaron a tocarla en directo, porque cuando se grabó se utilizaron más de cuarenta voces en el estudio. Quién les iba a decir que, décadas después, iban a poder llevarla a un directo. Impresionante.