“La patria de todos es el canto, la voz y la palabra”

Periplo de Paco Ibáñez tras Miguel Hernández por Quesada y Úbeda, después de cantar en Jaén

01 nov 2022 / 19:03 H.
Ver comentarios

No hay jiennense en esta tierra, bendecida con su característico mar de olivos, que no haya sentido un cosquilleo alguna vez al escuchar la canción Andaluces de Jaén. Este canto a una tierra y a sus habitantes parte de un poema de Miguel Hernández, al que un día de 1964 un artista llamado Paco Ibáñez musicalizó. Lo convirtió en todo un himno para la provincia, traspasando además sus fronteras para sonar con fuerza en todo el territorio nacional. Este fin de semana, el cantautor volvió a pisar tierra jiennense para volver a reunirse con los habitantes de una provincia siempre en deuda con él. Lo hizo, cómo no, para subirse a un escenario, pues nunca ha dejado que otro ponga voz a sus letras; como se podría decir, hasta que el cuerpo aguante. “La patria de todos es el canto, la voz y la palabra”. Palabras con las que Ibáñez abrió su concierto en un abarrotado Teatro Infanta Leonor, el pasado viernes, y con las que marcó las intenciones de una gira llamada “Nos queda la palabra”. El propio público le devolvió el cariño, arropándolo en cada estrofa y estribillo. Fue, de hecho, un trato sugerido por el propio artista: “Contento de volver a Jaén y de cantar; y de que vosotros estéis contentos de que haya venido. ¿Hacemos un intercambio?”. Obras hechas a su manera, pero donde no dejan de cobrar vida los versos de tantos y tantos poetas universales. El apogeo, su Andaluces de Jaén, ante un público entregado, fiel al contrato pactado, sacando voz a cada verso, a cada acorde, y aplaudiendo tanto a él como a los excelentes músicos que lo acompañaban: Mario Mas y Joxan Goikoetxea. Un reencuentro idílico en una de las actuaciones más esperadas del Festival de Otoño, dando por bueno cualquier palabra de este hijo adoptivo, y por qué no decirlo, pródigo de esta tierra.

Aprovechó Paco Ibáñez su visita a la provincia, que no acabó con su último “bis” sobre las tablas del Infanta Leonor. Tras la noche del concierto, el cantautor salió el sábado de la capital con un destino: Quesada. Un trayecto de más de dos horas durante el cual paró a comer en el Centro Cultural de Úbeda, dando cuenta también de la exquisita gastronomía jiennense. Su gerente, Concha Ruiz, lo recibió encantada, para después dejarlo seguir su camino hasta el municipio situado en el majestuoso Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.

<i>Paco Ibáñez y sus acompañantes visitan el Museo Miguel Hernández en Quesada.</i>
Paco Ibáñez y sus acompañantes visitan el Museo Miguel Hernández en Quesada.

El motivo de su viaje a Quesada no era otro que el seguir dándole vida a las letras, por lo que, ya en el municipio, estuvo en el Museo Miguel Hernández en el 112 aniversario de su nacimiento, donde participó en la presentación de “Llamo a los Poetas”, junto al presidente de la Fundación del Legado de Miguel Hernández, Marcelino Sánchez, el alcalde de Quesada, José Luis Vílchez, y Pedro Molino. Este proyecto tiene como objetivo la creación de un fondo bibliopoético a nivel nacional, de manera que todos los poetas puedan acercarse a Quesada a depositar su obra, dando a conocer de paso el museo y dando difusión a la figura de Miguel Hernández.

El alcalde de Quesada relata cómo tuvo la oportunidad, además, de “acompañarlo y compartir con él la visita al museo”, con la que se muestra “encantado”. De hecho, no duda en definir a Ibáñez, en las distancias cortas, como “una persona cercana, de gran corazón, y muy, muy abierta”. “El mito de su música no se come a la persona humana que es Paco”, añade Vílchez, sincerándose sobre los momentos que pudo compartir con el artista. Así, tal como vino, se fue, pero su legado siempre se quedará entre los olivos de esta provincia. Y los que aquí se quedan han de entenderlo, porque ni su música, ni su mensaje, se prodigan solos. Eso sí, siempre esperaremos la vuelta del que puso banda sonora a nuestro sentir identitario.

“La patria de todos es el canto, la voz y la palabra”

Dos estrofas finales del poema escrito expresamente por Fanny Rubio, la escritora y poeta linarense a Paco Ibáñez, de quien es incondicional, fechado el pasado 26 de octubre.

Diario JAÉN
Cultura