Homenaje de nivel al poeta universal Miguel Hernández

La voz de Luis del Olmo, la lírica de Luis Santana y el piano de Antonio López se unen en un recital

    Cargando reproductor ...
16 nov 2017 / 09:37 H.

La voz de Luis del Olmo resonó, con más fuerza que nunca, cuando dio vida a los poemas de Miguel Hernández en el recital que ofreció en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Jaén. Un acto que se enmarca dentro del 75 aniversario de la muerte del poeta y que estuvo acompañado de la lírica de Luis Santana y el piano de Antonio López.

No son pocos los homenajes que recibe el famoso escritor de Orihuela en la provincia jiennense. Acontecimientos de los que no se pudo quedar fuera una de las asociaciones más antiguas de Jaén. La Económica rindió su particular y emotiva alabanza a la figura de Miguel Hernández en un acto único. Acogió en su sede una actividad que recorre España recordando el gran legado que dejó, tras de sí, el poeta. Una iniciativa que surgió de las manos de tres amantes de su poesía: Luis del Olmo, Antonio López y Luis Santana. “Este proyecto nace este año para conmemorar el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández. Contactamos con Luis del Olmo, que nos parecía una persona adecuadísima por su grandísima trayectoria, su brillante carrera que ha desarrollado durante 50 años siendo líder de las ondas y número uno en sus programas, y él aceptó encantado”, explica Antonio López. Una cita que cuenta con la pasión que solo un enamorado de su poesía podía dar y quien declara al respecto: “No me lo creo, es una bendición tan grande... Es un premio y una distinción tan enorme el darme a mí la responsabilidad para que recuerde a Miguel Hernández, en un escenario tan importante como Jaén, que pienso que es un sueño del que no quiero despertar”. Del Olmo también señala que, además de una cita con el calibre de este recital, la mejor manera de recordar al poeta “es tener sus libros en la mesita de noche, para acostarse con él y levantarse con él. Ese es mi homenaje preferido”.

MAESTRÍA. El recital debutó en Orihuela el 23 de marzo, y tras un enorme éxito cosechado por todo el país, la belleza de este espectáculo llegó a Jaén con uno de los poetas españoles que más admiración puede despertar entre los amantes del verso como protagonista. Hijo de un modesto tratante de cabras, la atención al rebaño paterno constituyó una de sus ocupaciones, lo que le supuso un íntimo contacto con la naturaleza, que se convertirá en su primordial fuente de experiencia. Una historia que Del Olmo recordó a los jiennenses mientras las teclas del piano no secaban de sonar. Un discurso que se entornó en conmovedor cuando las poesías de Hernández comenzaron a brotar de los labios de Del Olmo. Pastoril fue el primero en aparecer junto a un himno en esta tierra, Aceituneros de Jaén, que contó con la composición de Santiago Báez. La lectura prosiguió con Mi corazón no puede con la carga, una de las composiciones más cargadas de sentimiento del recital y que contiene las más pura esencia hernandiana en sus versos. Tampoco pudieron faltar El niño yuntero, y el Vals de los enamorados y unidos para siempre, obra donde el barítono Luis Santana realizó un hermoso despliegue de su voz, llegando al alma de todos los presentes. Los grandes textos de Hernández continuaron apareciendo con cada nueva melodía, y el gran final, fue con la emotiva obra “Las nanas de la cebolla”.