URGENTE

Genio de unas letras que lo hacen eterno

José Luis Buendía, catedrático de Literatura en la UJA, deja un enorme vacío entre su familia y seres queridos

REDACCIón

José Luis Buendía, catedrático de Literatura en la Universidad de Jaén retirado, especializado en la provincia, ha fallecido. Deja un enorme vacío entre aquellos que lo estimaban, que no eran pocos. La noticia conmocionó a familiares y personas del ámbito cultural. Buendía fue colaborador de las páginas de Diario JAÉN y participó en la publicación de la obra coleccionable “Jaén, pueblos y ciudades”, que editó este periódico. Asimismo, publicó con la Universidad de Jaén obras como “El Romanticismo andaluz en su vertiente popular”. Un experto en el arte del flamenco que deja un gran vacío, pero que será recordado por su enorme aportación a la cultura y, por supuesto, por su gran valor humano.

FERNANDO CANTALAPIEDRA EROSTARBE

“Se lleva todos sus libros en su memoria”

El ilustre inventor de la frase “Jaén, paraíso interior” nos ha dicho adiós. Tenía tantas ganas de estar con su Teresa del alma, que su añoranza se ha cumplido. Queda atrás una vida plenamente dedicada al amor de su vida, al arte, a los artistas, y a sus amigos. Profesor de literatura española en la Universidad de Jaén, dotado de una prodigiosa memoria y de una pluma exquisita y veloz, trabajador infatigable; estuvo siempre en el primer plano de la cultura giennense y andaluza; bien fuere como conferenciante, como miembro de jurado, como escritor y crítico, o simplemente apoyando a los creadores: poesía, novela, narrativa, pintura, teatro, y, por supuesto, flamenco y tauromaquia. Jamás dejó al margen su labor como investigador académico, publicando estudios críticos sobre la picaresca española (Francia), sobre Landero (Cuadernos Hispanoamericanos, 1991), coordinando el tema central sobre Cervantes en Andalucía (en Andalucía en la historia, 2005), y otras tantas cosas. Teníamos la sana costumbre de cenar juntos los fines de semana, para hablar, entre chiste y chiste, de lo humano y de lo divino, de la buena cerveza y de nuestros clásicos; y también, entre plato y plato, de nuestra profunda admiración por los grandes genios gienenses actuales. Vivió por y para ellos, y yo espero que sigan dándonos arte, dándonos vida a raudales. José Luis, te has llevado todos tus libros en tu memoria y estás con Tere, allí donde querías, ya sé que tienes la felicidad eterna. Descansa en paz.

MARÍA DOLORES RODRÍGUEZ INFANTE

Escritora

“José Luis Buendía: hombre puro y de puras letras”

Hoy las letras de Jaén se escribirán en negrita, llevarán luto por José Luis Buendía y es justo que así, porque él las amaba, las mimaba y jugaba con ellas al alimón. En la tranquilidad de su hogar, en la quietud de su despacho, cuando se disponía a escribir sus artículos pienso que jugaría con ellas, que sería feliz trazándolas, colocándolas y mimándolas para causar el deleite de la página bien escrita. Porque José Luis era un hombre responsable y amaba la literatura en mayúsculas. Hoy bien temprano leí la noticia y me impactó. Lo primero que dije: “Se ha querido ir con su amada Teresa”. Y puede que así sea. Esto me lleva a la reflexión de la fuerza que tiene el alma humana. Cómo el cariño, la convivencia larga en años, la unión de dos personas en el entendimiento mutuo, forman esa ligazón indisoluble que al faltarle al hombre ese apoyo se desmorona y cae. ¡Hay hombres y hombres...! Unos matan a sus mujeres y otros se ven desarbolados ante la falta de ellas. Porque José Luis Buendía fue un magnífico esposo, esto todos lo sabemos, y un padre ejemplar. Hombre de letras, culto y esforzado por saber. Muy orgulloso cuando refería la historia de su abuela, ejemplar mujer siempre, aunque de escasas letras. Esto lo refería por la sencillez del hombre que había llegado alto y valoraba el esfuerzo y el calor humano que había encontrado en su familia. Vuela alto y en paz, amigo.

MIGUEL VIRIBAY

Pintor y académico de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias de Granada

“Se va alguien sensible al valor de la palabra”

La repentina muerte de José Luis Buendía supone en mí un estado que acentúa el sentimiento y el valor de lo cotidiano, de lo entrañable; noticia inesperada y, sin embargo, algo presentida. Mis repetidas ausencias nos apartaron del trato cotidiano que, en alguna medida, siempre palia el teléfono. Persona sensible, desde que lo llamé para mostrarle mi pesar por la ausencia de Teresa, he creído percibir cierto decaimiento en su palabra, aún a sabiendas de su continua brega con las letras. Esta mañana, un amigo común, el pintor Miguel Ángel López, me hablaba de una portada realizada por él con destino a una inmediata publicación de José Luis. Sí, ciertamente, con el profesor y escritor, se nos marcha también una elocuente voz del sentir jaenés; un amigo y, a mi modo de recordar, una persona sensible al valor de la palabra y, claro es, al abrazo sin reservas a los valores que la historia va dejando en los pueblos por encima de cualquier pretendida erudición más o menos barnizada.

ANTONIO GARRIDO

Periodista

“Se nos ha ido José Luis”

Me acabo de enterar de la muerte de quien era mucho más que un amigo entrañable, compañero en el Foro Jaén de Opinión y Debate y persona con la que he compartido muchos agradables momentos desde casi mi llegada a Jaén hace 46 años. Sí, se trata de José Luis Buendía López, quién fuera catedrático de Literatura en la Universidad y personaje de referencia en los ámbitos culturales, y con singular dedicación al flamenco y a los toros. Siento un gran dolor por esta pérdida, una más en este año duro en el que se han marchado algunos referentes que me resultaban imprescindibles. En el caso de José Luis, la enfermedad y el fallecimiento de su esposa e inseparable compañera, Tere, a la que seguimos recordando con todo cariño, han sido un mazazo brutal. Ahora los dos van a estar juntos para siempre. No tengo más palabras. Descansen en paz.