Enrique Muñoz: “La guitarra española triunfa en Asia”

La marca tailandesa “Guitarras Andalucía” le ha puesto el nombre del artista jiennense de Santisteban del Puerto a una de sus últimas guitarras

22 nov 2022 / 18:44 H.
Ver comentarios

LA ENTREVISTA

Ha viajado por medio mundo y hay pocos países que se le resistan. Jiennense natural de Santisteban del Puerto, Enrique Muñoz deja su impronta allá por donde va, pero siente especial cariño por el continente asiático. Allí, incluso la marca tailandesa “Guitarras Andalucía” le ha puesto su nombre a uno de sus prestigiosos modelos. Recién llegado de Vietnam, cuenta en la entrevista su viaje.

—¿Ha viajado mucho por el mundo con su guitarra?

—Sí, soy concertista y llevo ya más de 20 años dando concierto en todo el mundo. Por ello he dado ya conciertos en más de 30 países. He hecho varias giras en Japón, en Tailandia... Vietnam es la cuarta vez que voy. He tocado en Estados Unidos, en Miami, en Búfalo, Nueva York, México, Rusia...

—¿Toca usted solo?

—Normalmente sí, aunque tengo varias formaciones. Ahora estoy tocando con mi hijo en un dúo llamado Twelve Strings, ya que él está terminando superior de guitarra y a veces viene conmigo.

—¿Cuál ha sido su plan durante la última semana?

—La semana pasada toqué en Londres, en la sala King Plays, que es de las más importantes del mundo, y ayer llegué de tocar en un Festival Hanoi, Vietnam.

—¿Cómo se valora la guitarra española en el resto del mundo?

—Pues mira, a Hanoi me invitaron desde la embajada española, y ellos mismos se sorprendieron, porque no sabían que la guitarra española tenía tanta repercusión allí, en la capital de Vietnam. La gente tiene una admiración increíble hacia la guitarra española. Además, al ser español, cuando tocas fuera te sientes un poco más embajador de lo que es la guitarra española clásica. En los países asiáticos hay mucho interés. Yo ya he tocado en Tailandia, en Japón varias giras, o en China.

“Cuando tocas fuera te sientes un poco más embajador de lo que es la guitarra española clásica”

—¿Qué le suelen comentar en este tipo de países poco acostumbrados a esta música?

—Lo que más me suelen resaltar es la musicalidad. La última vez que estuve en Vietnam toqué con la guitarra de un lutier de allí, y me regalaron la guitarra, porque dijeron que con el carió que había tocado, el amor y lo que había expresado en el concierto, esa guitarra estaba hecha para mí. Fue muy emocionante. Cuando me mandaron el mail me puse a llorar. Que estés tan lejos de casa y te hagan un reconocimiento tan alto —la guitarra costará entre 6.000 y 7.000 euros— hizo que fuera uno de los días más bonitos que he vivido en Asia.

—Es un regalo que difícilmente puede olvidarse...

—Pues mira, de hecho fue muy curioso, porque fui sin guitarra y volví con dos. Resulta que hay unas guitarras que están haciendo en Tailandia que se llaman Guitarra Andalucía modelo Muñoz, y resulta que la hacen por mí. Fue muy curioso, porque yo llegué a una tienda y me dijeron “mira, tenemos su guitarra”, a lo que yo respondí que no, que mi guitarra me la había dejado en España. Al final cuando me fijo veo que se referían al modelo con mi nombre. Sabía de la idea anteriormente, pero no sabía que se estaban comercializando, y mucho menos en Vietnam. Así que el día antes de venirme para España me llegó una carta al hotel del director gerente de Guitarras Andalucía, que por favor si me podía llevar ese modelo de guitarra conmigo para España.

—Sentirá entonces que ha dejado huella con su música.

—Sin duda es un honor enorme. Por eso quizá casi todos los años repito y vuelvo a ir a Asia, si no es a un país es a otro. Tenemos muy buena relación. De hecho, hay un Festival en Taiwan de folclore y quieren hacer una extensión en Andalucía, así que han pensado llevarlo a Logroño, Madrid, Granada y Santisteban del Puerto, porque soy de allí.

“Hay un Festival en Taiwan de folclore y quieren hacer una extensión en Andalucía, así que han pensado llevarlo a Logroño, Madrid, Granada y Santisteban del Puerto”

—¿No se cansa de viajar cada año de continente a continente?

—Me canso puntualmente. Por ejemplo este viaje ha sido muy cansado, en tan solo un fin de semana. Pero me encanta viajar, conoces muchas tradiciones y te abre mucho la mente a la hora de respetar cada tradición y cada cultura. Creo que debería viajar más todo el mundo.

—¿Qué siente al volver a Santisteban del Puerto?

—Es volver a la realidad. En estos países mi cara está en las pantallas y carteles, la gente se hace fotos... Aquí estoy con mis amigos de siempre. Siempre me gusta volver, pero si estoy fuera lo llevo por bandera.

Diario JAÉN
Cultura