Actualizado
martes, 16 julio 2019
09:39
h
URGENTE

El arte de ilustrar y rimar los sentimientos

La muerte de las mariposas aúna versos e imágenes sobre el desamor
Ver comentarios
|
26/12/2018

Las heridas de un corazón roto se cerraron a través de sus versos, rimas e ilustraciones, las mismas que figuran en formato libro bajo el título de La muerte de las mariposas, la ópera prima de la autora venezolana Naulé Arvelo, afincada en Úbeda. Allí presentó esta obra, en el Hospital San Juan de la Cruz, acompañada de sus amigos y seres más queridos. “Este título representa esa etapa en la que nadie piensa en esas mariposas, cuando llegan revoloteando por primera vez. En ocasiones, de forma e inesperada y, otras, ni siquiera se manifiestan. Algunas veces, se resisten a morir hasta verte obligado a vomitarlas para poder seguir volando, como lo hicieron ellas cuando llegaron”, afirma la escritora.

Y es que la oportunidad que le dio la editorial Seleer llegó en un momento clave para la diseñadora gráfica quien, a través de las páginas de este libro, acompaña a los lectores en un proceso doloroso. “Quien lo lee, no siempre asocia estas letras e imágenes al amor. Hay algunas personas que, por ejemplo, me dijeron que algunas de las frases que figuran en este libro les recordaron a su abuelo”, explia emocionada Arvelo que, tras sentirse “nómada” entre Venezuela, Alicante, Valencia, Madrid, Bilbao y Bruxelles, en Bélgica, se siente a gusto en Úbeda, la misma ciudad a la que llegó por amor. En esta línea, afirma “ilustrar sentimientos” y relatar experiencias, una labor nada fácil y muy valiente para quien se enfrenta al folio en blanco.

“Trabajo con perseverancia y me gusta trazar planes de búsqueda cuando la ilusión se me escapa. El sentimiento es mi inspiración. Solo escribo lo que siento. Eso es lo que los lectores van a encontrar aquí dentro. Podría decir que esta es la historia de una masacre de mariposas lenta y dolorosa, una ruptura del montón que desencadenó una serie de circunstancias personales por superar y me llevó al fondo de un mundo interior sin salida. Fue un grito sin voz que me obligó a escribir lo que no podía decir con un nudo en la garganta, eso sí, tomándome el tiempo que mi corazón creía necesario”, puntualiza la ilustradora.

De esta manera, La muerte de las mariposas representa, en su conjunto, el renacer de la esperanza, pues, como bien indica la escritora: “La portada es la unión de la luz y la oscuridad que avecina que, aunque una esté mal, siempre hay algo bueno a lo que agarrarse. Esa es la metáfora”.