Actualizado
jueves, 20 junio 2019
04:12
h
URGENTE

El “Alta Mar” zarpa desde Netflix cargado de misterio

La plataforma estrena su nueva serie repleta de secretos y un asesinato
Ver comentarios
  • ALTA MAR. Reparto principal de la nueva serie de Netflix ambientada en un transatlántico.
    ALTA MAR. Reparto principal de la nueva serie de Netflix ambientada en un transatlántico.

Todo preparado para que el “Alta mar” cruce los océanos con un plantel importante de actores y muchas tramas de intriga y misterio. La serie se sitúa en los años 40, tras la Guerra Civil, que obliga a mucha gente a querer escapar de España para encontrar un nuevo rumbo y destino que, en este caso, es Brasil. Por un lado, están los pasajeros de primera clase y, por el otro, los sirvientes y el capitán del barco, al que se les une un detective que investiga la muerte de una chica —Manuela Vellés— que se coló dentro del barco y de la que nadie conoce su identidad o intenciones para embarcar.

La productora Bambú —responsable en la plataforma de “Las chicas del cable” y de otras series como “Velvet”— vuelve a unirse a Netflix para estrenar este proyecto que mezcla los asesinatos, la intriga, el amor y el suspense. Un cruce entre el estilo de Agatha Christie, con libros como “Asesinato en el Orient Express” o “Diez negritos”, se unen a un escenario que recuerda a la película “Titanic” y un estilo y época que recuerda a la anteriormente citada “Velvet”. La primera temporada de “Alta mar” cuenta con un total de ocho episodios y ya se ha anunciado que la serie contará con una segunda tanda de capítulos que se grabarán —como ya ha sucedido con esta— en los estudios de El Álamo, a unos 40 kilómetros de Madrid, donde se han recreado los interiores del transatlántico en dos platós que suman cerca de 2.000 metros cuadrados.

La serie se convierte en la cuarta ficción española de la plataforma de streaming y cuenta en su reparto con actores como Eloy Azorín, Tamar Novas, Alejandra Onieva, Ivana Baquero, Jon Kortajarena y José Sacristán. Ivana Baquero y Alejandra Onieva son las principales protagonistas de esta historia. Tras la muerte de su padre, deciden zarpar de Vigo hasta Río de Janeiro. Ambas son distintas, demasiado de hecho, pero son inseparables. El problema llega cuando descubren que una mujer entró en su camarote buscando algo entre sus pertenencias y, poco después, desaparece. Por este motivo comienzan a investigar, algo que hará que se pongan en el punto de mira y que corran cada vez más peligro. Sin embargo, todos son sospechosos de lo sucedido dentro de las paredes de ese barco. Cualquiera de los pasajeros puede ser el asesino y hasta que no lleguen a tierra ninguno de ellos podrá salir del barco para dejar de estar en peligro o huir tras cometer el asesinato. Además, cada capítulo pone la culpabilidad en uno de los personajes, demostrando que todos tenían un motivo para matar.