URGENTE
  • Image
El nuevo vicerrector de la Cultura y Deportes afronta uno de sus primeros retos al frente del cargo con la organización de la que supone la IV edición de la Noche en Blanco. Una iniciativa puesta en marcha por la Universidad de Jaén, en colaboración con la Diputación, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, que tiene como principal objetivo aunar a las instituciones con la universidad como catalizador en torno a la cultura. Son un total de 70 las actividades que se sucederán el próximo 14 de junio, entre las seis de la tarde y las dos de la mañana, algunas de ellas nuevas, como las enmarcadas en el que será el hilo conductor de la cita: la primera vuelta al mundo. Y otras que ya suponen un clásico de la jornada, como las visitas guiadas a monumentos de la ciudad o la creación de esculturas o grafiti en directo.

—¿Cómo surgió La Noche en Blanco, que este año alcanza su cuarta edición?

—Nació como un proyecto de la Universidad de Jaén al que le hemos ido dando forma en estos años con el apoyo de todas las instituciones, la Diputación, el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, al que se han incorporado otras muchas instituciones privadas.

—¿Cuál es su objetivo?

—Ofrecer cultura, y hacerlo desde una perspectiva de gratuidad y sostenibilidad. Al mismo tiempo, de fomento de la creación artística local. Esas son nuestras premisas, pero también queremos que sea una noche con un marcado carácter universitario, y por eso es la institución la que coordina, a diferencia de otras ciudades. Además, este año hemos incorporado un “leit motiv” que es el quinto centenario de la vuelta al mundo de Magallanes, en la que participó un personaje de Jaén, Alonso de Quesada, que tendrá también su protagonismo en la ceremonia de inauguración, en una especie de comitiva que se hará desde San Ildefonso a la Catedral y la Magdalena, que son los dos ejes de la ciudad y la parte antigua por donde discurrirán la mayoría de actos.

—Esa es una de las novedades este año, ¿no es así?

—Sí, en el tema de Magallanes se han incorporado varias cosas, como un “scape room” que se hará a las espaldas de Diputación, que ha estado en Sevilla y ha funcionado muy bien; la propia actividad de las producciones propias de la universidad, con el coro y la orquesta que interpretarán música de ese tiempo, o la comitiva que he comentado antes, que harán alumnos de teatro. También hemos conseguido una exposición sobre la proyección de Andalucía hacia América a través de Magallanes, que se ubicará en el patio del Convento de Santo Domingo, entre otras muchas actividades que se celebrarán entre las 18:00 y las 02:00 de la mañana, que termina.

—¿Cuáles son las citas ya clásicas de la celebración?

—Las que se mantienen porque funcionan muy bien son, por ejemplo, las visitas guiadas. Porque los monumentos, en colaboración con el Obispado, estarán abiertos, y alumnos de Historia del Arte de la Universidad realizarán estos recorridos. En el caso de la Catedral, se incluirán pequeños recitales de órgano. Luego se mantienen también las visitas que hacen otros colectivos, como la de la judería de Iuventa, y hay más presencia de teatro. Algo muy original de este año es que la Plaza de Santa María Luisa de Marillac será un centro de creación artística. Se crearán en vivo esculturas y grafitis, y en el muro nuevo que cierra el antiguo Palacio de los Uribe estará el grupo de Belin, La Artistería. Lo que buscamos es darle vida al casco antiguo y también que la noche no sea efímera, sino que deje algo que permanezca.

—¿Cómo ha enfrentado esta primera cita como vicerrector del área?

—Antes también trabajaba en ella, y ahora he seguido la filosofía del equipo anterior. Se trata de una actividad a la que la anterior vicerrectora daba mucha importancia porque suponía la proyección de la Universidad, y por ello, y por su gran acogida, ha ido creciendo y haciéndose más grande. Yo creo que también es un escaparate muy bueno para la cultura que se hace y muestra en Jaén.

—¿Cuál es la obligación de la UJA en cuanto a cultura?

—Se divide en dos partes: la transferencia hacia la ciudadanía, una forma de rendir cuentas a la ciudad en la que se encuentra, y la formación integral de su alumnado. Por eso buscamos que esta iniciativa se haga cuando los alumnos no tienen exámenes, para que ellos lo disfruten. Porque la formación integral no pasa solo por la Filología o la Ingeniería.

—¿Continuará la estela de María Dolores Rincón?

—Sí, aunque renovándonos porque en la cultura hay que estar muy al día . La idea es continuar el trabajo de los últimos cuatro años en la formación del alumnado y en la transferencia cultural a la ciudad y a la provincia.

El tiempo - Tutiempo.net