La borrasca Elsa se marcha, pero deja el recuerdo de 200 incidentes

Anegaciones en viviendas, locales, accidentes de tráfico, caída de árboles y cortes en carretera son las principales incidencias registradas por el 112

21 dic 2019 / 11:02 H.
Ver comentarios

Que Elsa es una mujer de armas tomar queda bastante claro en las dos películas de Frozen, de la factoría Disney. Lo que nadie se imaginaba es que pudiera tomar forma de borrasca para dejar casi 200 incidencias en la provincia. Las fuertes rachas de viento —que superaron con creces los noventa kilómetros por hora— y las intensas lluvias, sobre todo durante la mañana, se convirtieron en los ingredientes perfectos para que Elsa lo “soltara” todo en Jaén.

De hecho, la provincia fue la que más incidencias registró de toda Andalucía junto con Sevilla y Córdoba. Por poner un ejemplo, de las 134 gestionadas por Emergencias 112, la mayor parte corresponde a anegaciones en calles, viviendas, locales y sótanos, tanto en la capital como en numerosos municipios de diferentes comarcas como Andújar, Marmolejo, Villanueva de la Reina, Martos o Valdepeñas de Jaén, entre otros. Auténticas riadas de agua discurrían en la jornada de ayer por las grandes avenidas de las ciudades y por las callejuelas de los municipios más pequeños. No hubo pueblo de la provincia jiennense que no viera cada uno de sus rincones completamente empapado por la lluvia.

Una de las imágenes del día se vieron en el término municipal de Mengíbar. Elsa decidió que la situación de los servicios ferroviarios en la provincia es tan buena, que seguro los jiennenses podían permitirse un día sin tren. Las fuertes lluvias anegaron las vías, por lo que se produjeron numerosos cortes en varios puntos —entre Arjonilla y Montoro (Córdoba)— en la vía que enlaza Alcázar de San Juan con Sevilla. La vía que une los núcleos de Jaén y Espeluy también sufrió un corte, concretamente en la estación de Mengíbar-Artichuela. Las impresionantes imágenes muestran cómo la acumulación de agua ni siquiera dejaba ver el trazado de las vías. No obstante, a las siete y media de la tarde de ayer, los diferentes trabajos para paliar los efectos de la tempestad hicieron que se pudiera restablecer la circulación entre Espeluy y la capital en la estación de Mengíbar-Artichuela, por lo que los Media Distancia con destino Madrid pudieron circular a partir de esa hora. No ocurrió lo mismo con los que se dirigían hacia Cádiz, puesto que la vía hacia Córdoba continuaba cortada a la altura de Arjonilla al cierre de esta edición.

La tarde fue algo más tranquila y la imagen común en muchos de los municipios fue la de sus vecinos, con los pantalones arremangados hasta las rodillas, un buen par de botas de agua, cubos para achicar y grandes cepillos para eliminar los restos de barro del acerado y la carretera. Esta estampa se pudo ver, por ejemplo, en Cazalilla, y es que La Campiña fue una de las comarcas más afectadas por el temporal de viento y lluvia. Municipios como Andújar, Lahiguera o Villanueva de la Reina acumularon buena parte del total de las incidencias registradas.

EN POSITIVO. Las precipitaciones dejaron estampas para el recuerdo. Al menos, la mala situación que atravesaban los embalses se vio paliada parcialmente. Asimismo, el del Quiebrajano registró una subida de 120 litros en unas trece horas —desde las doce de la noche del viernes hasta la una del mediodía—. La presa del Víboras llegó hasta tal punto que abrió sus compuertas para desaguar debido a la cantidad de lluvia registrada.

Tal y como arrojan los datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), consultados a las siete y media de la tarde de ayer, el volumen de agua embalsada en los pantanos de la provincia es de 835,537 hectómetros cúbicos, algo superior al registro de los últimos días. En esta misma línea, si la capacidad total de los embalses de Jaén es de 2.324,848 hectómetros cúbicos, se puede decir que están a más del 35%. Eso sí, desde la CHG alertan de que las cifras no están aún contrastadas, por lo que habrá que esperar a que los datos sean reales para conocer a ciencia cierta la repercusión de la borrasca Elsa en los embalses.

La tempestad dejó imágenes de todo tipo y, por supuesto, también hubo accidentes de circulación en carretera, así como retenciones en algunos puntos a causa del temporal. En el tramo de la A-4 que une la capital y Bailén, el fuerte viento hacía moverse levemente a los vehículos más pequeños. Todo un peligro. En la misma autovía, pero en el kilómetro 328, cerca del término de Andújar, hubo retenciones de tráfico debido a un accidente de circulación ocasionado por el temporal.

En esta línea, tal y como informaron desde la Dirección General de Tráfico (DGT), desde las siete y media de la mañana de ayer, se activó el aviso para extremar la precaución en toda la provincia debido al viento racheado por la meteorología adversa. Otra de las incidencias, tal y como expuso la DGT, también ocurrió en la A4. A causa de la tempestad, se habilitó un carril en sentido contrario desde las nueve de la mañana aproximadamente por estar, también, la calzada en mal estado y con circulación irregular desde el kilómetro 269,2 hasta el 271, en el término municipal de La Carolina. A este problema se suma, además, la congestión en la misma vía, pero entre los kilómetros 269 al 256, sentido creciente de la kilometración y también en el municipio de La Carolina.

Como balance, no hay que lamentar daños personales de gravedad en las carreteras, un escenario que se hace más peligroso si cabe, puesto que el día más virulento del temporal coincidió con el pistoletazo de salida de la operación salida de la Navidad.

En otro orden de cosas, en municipios como Alcalá la Real se acumularon hasta 70 litros por metro cuadrado. Allí fue donde ocurrieron también un buen número de las incidencias contabilizadas en la provincia. De hecho, hubo bastantes anegaciones, como la que ocurrió en Ribera Baja o en el Río Grande a su paso por Fuensanta de Martos, en el paraje de Cerro Molino, donde los lugareños informan de que hay muchos destrozos y la mayor parte de las huertas inundadas.

Meteo