URGENTE

La selección española de baloncesto femenino se clasificó para las semifinales del Mundial de Tenerife, donde topará con Australia, tras deshacerse de Canadá (53-68) en un partido muy igualado hasta el último cuarto, cuando la anfitriona derrotó a todos los fantasmas que le perseguían y desplegó una defensa espectacular que le catapultó a la siguiente ronda. España llegó a cuartos con más sufrimientos que alegrías, pero a la hora de la verdad explotó todas las cualidades que le han hermanado con la gloria y con un impresionante parcial de 0-19 en el último cuarto se metió en su sexta semifinal consecutiva en un gran torneo. Queralt Casas (13 puntos, 3 robos, 18 de valoración) y Astou Ndour (16 puntos y 18 de valoración) fueron las arquitectas de un partido que acabó siendo un regalo para a afición española. Un triple de Alba Torrens para abrir el partido y luego una sequía de cinco minutos sin anotar. España volvió a empezar mal y por cuarto partido consecutivo perdía el primer parcial. Otra vez faltaba fluidez en ataque. La otra cara de la moneda era Shay Colley, el inesperado as en la manga de Lisa Thomaidis, y autora de 10 puntos en el periodo inicial partiendo desde el banquillo. Con la base desarbolando a Laia Palau, el equipo norteamericano pronto sumó un parcial de 9-0 y se cobró una peligrosa ventaja (14-6). Todos los duelos de cuartos de final habían sido muy desequilibrados y España empezó a reaccionar en el último cuarto con un parcial de 19-1, que decidió el partido.