Iglesia Parroquial de San Juan y San Pedro, en Jaén

30 jul 2021 / 18:46 H.
Ver comentarios

Preámbulo.

En la última publicación del canal, visitamos la Torre del Concejo que se encontraba anexa a la iglesia parroquial de San Juan y San Pedro. El objetivo de esta nueva publicación es dar a conocer particularidades de este templo de nuestra diócesis, que por estar en un barrio muy humilde y alejado de las zonas que suele frecuentar la ciudadanía, parece haber quedado relegado al último de la ciudad, cuando en realidad por sus más de cinco siglos de historia, su rico patrimonio artístico y cofrade, y la sencillez cautivadora de sus líneas, es una de las joyas arquitectónicas de Jaén. Además, y lo más importante, es que el recogimiento al que te lleva su sobriedad hace que se sienta la cercanía con Dios y se engrandezca nuestra espiritualidad.

Historia.

El escritor D, Manuel López Pérez, (q.e.p.d.), en su libro El Viejo Jaén, en referencia a la Iglesia de San Juan, escribe entre otras cosas lo que sigue: “...Es una de las parroquias más antiguas de la capital, probablemente del siglo XIV, alzada sobre los restos de unas viviendas musulmanas. De estilo gótico, en el siglo XVIII sufrió derrumbes que afectaron a su fachada que fue remodelada precariamente con pretensiones más utilitarias que artísticas, dejándola en su estado actual.

Suprimida su jurisdicción en 1843, quedó sólo como templo auxiliar de la parroquia de San Pedro. Mas como ésta se arruinó en 1907, sus servicios pastorales se ubicaron provisionalmente en San Juan donde con el tiempo se afianzaron con la equívoca advocación de Parroquia de San Pedro/Iglesia de San Juan. Su precaria construcción y los dos desniveles sobre los que se asienta provocaron una intensa situación de ruina durante los años 1940-1950 que se resolvió drástica y lamentable demoliendo todo el interior del templo, de traza gótica, dejando sólo en pie los muros perimetrales y configurando un espacio arquitectónico donde la vejez del exterior forma un acusado contraste con la funcional modernidad del templo. Obras realizadas a partir de 1975 han conseguido suavizar el impacto visual buscando una cierta armonía arquitectónica de todo el conjunto. Desaparecida completamente la iglesia de San Pedro, también se reguló la titularidad canónica de la parroquia que lleva la denominación de parroquia de San Juan y San Pedro.

Descripción del templo.

Antes de nada, hay que resaltar que el conjunto monumental consta de cuatro partes bien diferenciadas:

 El templo en sí.

 La casa parroquial anexa y ubicada en la calle San Juan.

 Un edificio también anexo al templo, ubicado en las calles San Antón y Martínez Molina, donde se encuentran los salones parroquiales, la sacristía, el despacho parroquial, etc.

• Y una esbelta torre de 20 metros de altura anexa al templo, haciendo esquina entre la plaza de San Juan y la calle San Juan, denominada: Torre del Concejo. Está última pertenece al municipio (¿?) y no a la parroquia, aunque se accede a través del templo.

<i>Vista aérea conjunto del templo y torre del Concejo.</i>
Vista aérea conjunto del templo y torre del Concejo.

Exterior del templo.

En sus orígenes tuvo traza gótica, sufriendo diversas transformaciones. La fachada principal, bastante irregular, no es la original derruida en un incendio en el siglo XVIII, y de la que sólo queda un gran arco apuntado y una espadaña en el ángulo izquierdo con restos de molduras de gótico isabelino.

La espadaña.

En la fachada principal existe una espadaña con tres vanos que albergan sendas campanas; en el vano izquierdo existen restos de molduras de gótico isabelino.

El interior del templo.

En la nave central de templo existen perimetralmente las siguientes

Patrimonio artístico y cofrade.

<i>Salida del “Calvario”, tarde del Viernes Santo.</i>
Salida del “Calvario”, tarde del Viernes Santo.

El templo conserva en su interior valiosas obras de arte entre las que destacan: un magnífico Calvario del escultor Sebastián de Solís, la admirable imagen de Nª Señora de los Dolores atribuida al mismo autor y considera la Dolorosa más bella de la ciudad, una Dolorosa obra anónima de XVIII, a las que hay que añadir un Cristo Muerto del sevillano Juan Abascal que se presenta en una barroca urna procesional, imágenes todas propias de la Antigua, Insigne, Real y Venerable Congregación del Santo Sepulcro de Cristo y Siervos de la Orden Tercera de Nuestra Señora de los Dolores. Hay, así mismo, una imagen de la Virgen del Carmen, otra muy devota de Nuestra Señora del Tránsito y una reducida pero digna muestra de pinturas anónimas.

Venerable Universidad de Priores.

En San Juan tuvo su sede la Venerable Universidad de curas Párrocos (Venerable Universidad de Priores), institución colegial o corporativa de los párrocos locales de origen medieval, cuyos estatutos se aprobaron en febrero de 1400, y renovados en 1705.

Esta institución tuvo mucho influencia en el estamento eclesiástico hasta bien entrado el siglo XX. Aquí tenía su archivo y una sala capitular donde celebraba las juntas y cabildos. Esta sala disponía de una mesa y siete escaños de nogal y estaba presidida por un lienzo del Crucificado, a cuyos lados colgaban otros dos de Nicolás de Bari (San Nicolás) y de Todos los Santos. También había un arca de nogal para guardar los caudales y un armario de pino donde se almacenaba el riquísimo archivo de la Universidad, hoy integrado en el Archivo Histórico Diocesano.

$!<i>Sala del Archivo Histórico Diocesano dónde se encuentra el archivo de la Universidad.</i>
Sala del Archivo Histórico Diocesano dónde se encuentra el archivo de la Universidad.
Viaje religioso y cultural por el Reino de Jaén