Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
08:45
h
URGENTE

Las primeras lágrimas cofrades

El Ecce Homo y María Auxiliadora no pudieron salir en procesión
por el carácter inestable del tiempo
Ver comentarios

El Jueves Santo provocó en Martos los primeros llantos de la Semana Santa de este año. Aunque la esperanza es lo último que se pierde en estos casos, las previsiones meteorológicas no daban lugar a la duda: la lluvia haría acto de presencia durante la mañana del quinto día de la Semana de Pasión, una circunstancia que impediría que los dos pasos del Grupo Parroquial de Culto del Santísimo Cristo del Amor Coronado de Espinas –Ecce Homo-, María Auxiliadora en su Desconsuelo y Misericordia, San Juan Evangelista y San Juan Bosco pudieran recorren las calles de la ciudad de la Peña. El día anterior, la Hermandad y Cofradía de nazarenos de la Oración de Jesús en el Huerto y María Santísima de la Amargura pudieron esquivar el agua durante la noche del Miércoles Santo tras adelantar su salida y acortar su recorrido, pero sus hermanos cofrades del día posterior ni siquiera tuvieron esa opción. Las predicciones se cumplieron y el amanecer nublado y lluvioso les privó de la posibilidad de estudiar otra opción que no fuera la de suspender la celebración de los dos desfiles procesionales.

La Junta de Gobierno del colectivo religioso lo comunicó poco antes de las diez y cuarto, la hora establecida para que los dos pasos iniciaran su recorrido por las calles de Martos. En la nota difundida a través de sus perfiles de redes sociales, se indicó que la decisión se tomó “debido a la inestabilidad climatológica”. Además, los responsables del Grupo Parroquial afirmaron que el de ayer se trató de “un día triste”, si bien aseguraron que la opción elegida era “la mejor”, dado que, según explicaron, “lo primero es preservar el patrimonio humano y el artístico”.

Así, entre las diez y las once de la mañana se expusieron los pasos en la Iglesia Parroquial de San Juan de Dios, tras lo cual se celebró una oración comunitaria y la ofrenda floral a los pasos, que protagonizaron los distintos colectivos que tenían previsto acompañarlos a lo largo del itinerario. Hasta la una de la tarde el Ecce Homo y María Auxiliadora quedaron expuestos en el templo. Una vez culminados estos actos, los miembros de la Junta de Gobierno hicieron su ofrenda floral a la Virgen del Pilar en el Cuartel de la Guardia Civil.

La jornada del Jueves Santo marteño se completaba con la procesión nocturna del Cristo de la Fe y el Consuelo. El parte meteorológico indicaba que las precipitaciones cesarían a las once de la noche, así como que durante la madrugada no habría más lluvia, por lo que todo parecía indicar que no habría problemas para que esta solemne procesión completara su recorrido. Durante la tarde, la cofradía no anunció ninguna novedad con respecto a lo previsto en el programa oficial de Semana Santa. De este modo, el Cristo marteño pudo salir a la calle para paliar en parte la pena de los cofrades.