El mejor aspecto del “real” llega con el día grande y con las casetas completas

Familias
y amigos disfrutan en el recinto ferial de la jornada festiva en
la capital jiennense

19 oct 2019 / 12:40 H.

Llegó el gran día de la feria, el día de San Lucas, festivo en la capital jiennense, y eso se hizo notar en las calles del recinto Alfonso Sánchez Herrera que mostraba un aspecto espectacular con comidas en familia, amigos y mucha fiesta en el cuerpo para aguantar toda la jornada. Dio la casualidad que este año caía en viernes, lo que hizo que conforme avanzaba la tarde, más visitantes llegaron desde todos los puntos de la provincias. Los caseteros notaron el día grande de la feria con el lleno de sus casetas desde el mediodía para el almuerzo hasta altas horas de la madrugada con la llegada de las copas y el ambiente más joven. Una jornada que acabó como la mejor de la feria pero que, además, se guardaron fuerzas para culminar las fiestas en el último fin de semana.

Muchos niños también en las calles del ferial, en la zona de atracciones, sobre todo, en la que los más pequeños iban de un lado a otro con ilusión y con las ganas de disfrutar de San Lucas en su día. No había colegio y eso era una muestra de alegría y fiesta para ellos, había cosas que celebrar y las colas en el tíovivo, los coches de choque, el canguro loco, el tren de la bruja, etcétera, estaban llenas de padres esperando a sus niños que se divertían subidos en los “cacharricos”. Después se iban directamente a comer a las casetas, todas con reservas y con las mesas al completo. Degustaban platos típicos de la feria como migas, paella o patatas a lo pobre. Las sartenes estaban llenas preparando el gran día de San Lucas.

Tras la comida, llegaba el momento de las copas para los mayores, en muchas casetas se vivía un gran ambiente con música y baile en las que todas las edades disfrutaban juntos de la feria de Jaén. Conforme pasaron las horas, más gente se incorporaba, sobre todo los jóvenes que llegaban al recinto para aprovechar parte de la tarde y de la noche también. Los niños se marchaban del Alfonso Sánchez Herrera, sus padres con ellos y en cuanto se acercaba la madrugada, la música cambiaba a un ritmo más juvenil. Las casetas de marcha rebosaban, no cabía más gente dentro de ellas y las personas salían por la puerta a las calles con el deseo de pasárselo bien bailando entre amigos.

Además, entre medias, hubo muchas actividades en las proximidades al recinto como la actuación de los bomberos toreros, el concierto de Leiva y el festival Terror Bass, con música electrónica en la Caseta Municipal. Asimismo, para el fin de semana quedarán la gran corrida de toros de esta tarde en la que Cayetano Rivera, Pablo Aguado y Emilio de Justo deleitarán al respetable con la ganadería Núñez de Cuvillo y por la noche será el concierto de Maka, en el Auditorio de la Alameda.

Terminó el Día de San Lucas como la mejor jornada de lo que se lleva de feria y con los caseteros y visitantes deseando que llegue el segundo sábado de fiestas para no quedarse con nada dentro y acabarla por todo lo alto y como se merece, rodeado de buenos amigos y los familiares.

También quedarán las últimas funciones del circo Roma, en las que los menores pueden pasárselo en grande con los animales, el payaso y los espectáculos que lo rodean. Por su parte, los niños también tendrán su día el próximo 20 de octubre con la bajada de precios de las atracciones a dos euros, excepto el jumping que será 2,5 para que los más pequeños disfruten de las fiestas hasta el final.

Con el término de la feria se pone el punto final a las fiestas en España hasta el próximo año, por lo que los jiennenses aprovecharán hasta los últimos instantes para disfrutarla y vivirla como San Lucas se merece. Quedan muchas actividades para todos los gustos, además de todo lo que rodea al ferial y a las casetas: comida, música, buena atmósfera, bailes, espectáculos, etcétera. La gente puede divertirse en muchos lugares del recinto y los caseteros pretenden finalizar esta edición de la feria de la mejor manera, después de toda la semana de trabajo y de haber realizado un gran esfuerzo.