Una funeraria se querella contra el alcalde de Vilches

Lo acusa de prevaricación al conceder una licencia a otra empresa

06 ago 2016 / 10:20 H.

Miguel Ángel Antonio Daganzo, propietario de la funeraria Antonio y Daganzo, ha presentado una querella criminal por prevaricación, en el juzgado de La Carolina, contra Bartolomé Guijo, alcalde de Vilches. El querellante explica que, hace 11 años, en 2005, el Ayuntamiento de Vilches le concedió la gestión del tanatorio municipal, ya que para prestar los servicios funerarios la ordenanza municipal obligaba a tener un tanatorio. Como las instalaciones no existían, su empresa consiguió la concesión con la condición de que construyese el tanatorio en un antiguo matadero municipal. “Esto nos supuso una inversión importante que, en aquella época, fue de entre 30 y 40 millones de pesetas”, manifiesta Miguel Ángel Antonio Daganzo. Desde entonces, todo marchó sin problemas hasta que otra empresa funeraria empezó a operar en el municipio, una competencia que abrió la caja de los truenos. “Nosotros no nos oponemos a que otra empresa trabaje en Vilches, siempre que cumpla la ley y la ordenanza municipal y haga la inversión que corresponda. Pero el Ayuntamiento le ha dado la licencia a esta empresa saltándose la ley y la ordenanza y le permite que use el tanatorio municipal que es una concesión que se nos hizo a nosotros”, matiza Antonio Daganzo. Ante eso, la funeraria Antonio y Daganzo, después de hablar con el alcalde, según comenta, interpuso un recurso de reposición contra el Ayuntamiento de Vilches, al considerar que la licencia concedida a la otra empresa no se ajustaba a la ley. “Ante ese recurso recibimos como respuesta el silencio administrativo, por lo que no nos quedó más remedio que acudir al juzgado y el juez falló a nuestro favor y consideró que licencia concedida a la otra funeraria es nula. Esta es una sentencia firme que se tiene que cumplir porque no cabe recurso”, subraya Miguel Ángel Antonio.

Prohibición. Parecía que con el auto judicial todo estaba ya aclarado y resuelto, pero nada más lejos. “El alcalde de Vilches nos mandó un escrito en el que dice que ahora no nos deja ejercer como funeraria ni hacer entierros, pero que podemos seguir gestionando el tanatorio. Consideramos que ese proceder es algo raro, ya que todo apunta a que se puede tratar de una persecución a nivel personal”. Miguel Ángel Antonio añade: “Creemos que el alcalde comete prevaricación al no dejarnos trabajar como funeraria y, ante eso, hemos decidido interponer una querella criminal contra él, ya que se salta a la torera el auto judicial en el que se falló a nuestro favor al declarar nula la licencia concedida para hacer servicios funerarios en el término municipal de Vilches y, por tanto, no pueden prestar dichos servicios. No sabemos si el alcalde lo hace por venganza o por algún interés”. La querella criminal por prevaricación, informa Miguel Ángel Antonio, fue presentada el martes de la última semana de julio, en el Juzgado número 2 de La Carolina.

La sentencia a la que se refiere fue emitida por el Juzgado número 3 de lo Contencioso Administrativo de La Carolina, el 14 de abril de 2016. En su fallo, dice el juez que estima la demanda interpuesta por Antonio y Daganzo S. L. contra el Ayuntamiento de Vilches, “revocando, por ser contrario a derecho, la resolución desestimatoria presunta del recurso de reposición interpuesto contra la resolución de 12 de junio de 2014 que resuelve otorgar licencia de actividad para la organización, gestión y realización integral de servicios funerarios...”.