Precios de hace una década

El valor del aceite tiene registros que no se veían desde la crisis en 2011

14 ene 2020 / 12:39 H.

El sector oleícola no está viviendo su mejor campaña, no será recordada por los agricultores después de los numerosos problemas que tienen en los últimos meses, ya que se han unido una baja producción con unos precios que no se registraban desde 2011, hace casi una década, cuando se produjo una gran crisis en el sector. Durante la semana pasada, el precio medio de venta del aceite de oliva se situó por debajo de los dos euros por kilo, llegando a niveles históricos. De esta manera, el virgen extra se vendió a 2,02; el virgen a 1,75 y el lampante a 1,66, según el Observatorio de Precios de la Fundación del Olivar (Poolred).

Desde la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) alertan de que es una situación que va a ir empeorando, ya que el olivarero no recibe esa cantidad de dinero al vender su aceite, sino que a ese valor se le tiene que descontar los gastos de molturación y demás. Por ello, el precio final queda sobre 1,70 euros el kilo, “una cantidad irrisoria y que a corto plazo no va a mejorar porque solo se están beneficiando unos pocos, los que tienen el poder, ya que en los supermercados el aceite de oliva se sigue vendiendo al mismo precio que antes y los únicos perjudicados son los agricultores que están perdiendo dinero a la cosecha”, declaró el secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano. Hay que recordar que el valor actual del Aove está muy por debajo del umbral de rentabilidad marcado por la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) en un estudio de 2012 que fijaba en 2,73 euros el coste medio para producir un kilo de aceite, muy lejos de la cifra actual de venta del óleo.

Los agricultores esperan que cambie esta situación lo más pronto posible y ver con otra cara la próxima campaña, y que haya un aumento de las precipitaciones para una mayor cosecha de aceituna. Además, muchos de los olivareros ya han terminado sus tajos, a otros le quedan algunos días pero, según las organizaciones agrarias, la temporada de recogida estará casi finalizada al completo a finales de este mes después de que solo haya habido dos parones por lluvia desde el inicio. Aun así, habrá que ver si retrasa unos días las conclusiones de los tajos, ya que según la Agencia Estatal de Meteorología, predice algunas precipitaciones durante el fin de semana que harán descansar a los olivareros. Por otro lado, las almazaras cooperativas de las distintas provincias pusieron en común el desarrollo de la campaña de recolección de aceituna 2019-2020, para la que la Consejería de Agricultura aforó en octubre 983.000 toneladas de aceite de oliva en la comunidad, si bien desde las organizaciones agrarias no se esperan que sobrepasen las 900.000, fundamentalmente por una menor previsión en Jaén, donde pronosticaban una producción de 455.000 y lo más probable es que no llegue ni a 400.000.

PROBLEMAS. Por otro lado, los olivareros no solo se tienen que enfrentar a la caída de los precios del aceite de oliva sino que también tienen que hacer cara a los aranceles de Estados Unidos impuestos por el presidente americano, Donald Trump, que entraron en vigor el pasado mes de octubre. Ante esta problemática, desde el Gobierno ya se está trabajando para revertir la situación y minimizar el impacto que está teniendo esta política estadounidense con el sector oleícola en la provincia. Así, el Gobierno trabajó en el seno de la UE para paliar sus efectos, a través de la movilización de mecanismos de apoyo —tanto dentro como fuera de la PAC— para paliar los efectos en los sectores afectados. Hasta la fecha, la Comisión anunció medidas como la ayuda al almacenamiento privado de aceite de oliva aprobada a finales de octubre para hacer frente a la crisis de precios.

situación delicada para el agricultor

registros históricos

El precio del aceite de oliva ha caído a las cifras más bajas del último año, alcanzando valores históricos de forma negativa y situándose por debajo de los dos euros, algo que no se veía desde 2011, cuando una gran crisis afectaba al sector. El virgen extra se vende a 2,02; el virgen a 1,75 y el lampante a 1,66.

eL SECTOR SE PREPARA PARA UNA NUEVA FASE DE ALMACENAMIENTO

tercera. El almacenamiento privado fue un mecanismo puesto por la Unión Europea para hacer frente a la crisis de precios. Una solución que se ha convertido en un problema más después del poco éxito en sus dos primeras licitaciones. Aún quedan dos más, y en la tercera fase, prevista desde el 22 al 27 de enero, las organizaciones agrarias prevén un mayor número de ventas y que reactive el bajo valor del aceite de oliva que se encuentra en registros históricos y en crisis.

Con la Esperanza puesta de vender el aove a un mayor valor

confianza. Para revertir la crisis y la incertidumbre que vive el sector en estos momentos, las cooperativas volverán a concurrir y claman poder almacenar, al menos, 200.000 toneladas en las dos licitaciones que quedan en enero y febrero, abriéndose la próxima el día 22 de este mes. Para ello, piden la implicación del Mnisterio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a fin de que interceda por el sector ante la Unión Europea para recabar voluntad y presupuesto que garanticen la viabilidad de la herramienta. Para Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía no se entiende que en los almacenamientos de 2009 y 2011, hace ya más de una década, la ayuda se estableciera en 1,30 euros la tonelada y día y en esta no se supere apenas el euro.