Actualizado
sábado, 20 julio 2019
22:04
h
URGENTE

Posible homicidio imprudente en el fallecimiento del menor

El personal del centro de menores de Almería le aplicó medidas de contención
Ver comentarios
|
12/07/2019
  • JUSTICIA. Los Juzgados de Almería, lugar en el que se ha personado la acusación por la muerte del menor.
    JUSTICIA. Los Juzgados de Almería, lugar en el que se ha personado la acusación por la muerte del menor.

La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado que se personó como acusación popular en la causa abierta en el Juzgado de Instrucción Único de Purchena (Almería) por la muerte de I.T, de 18 de años, en el centro de menores ‘Tierras de Oria’ anunció que iba a “cambiar la orientación” de sus acciones al apreciar “como mínimo, un potencial homicidio imprudente” por el “uso excesivo de la fuerza” en la contención del joven “por parte de seis personas”. Así se pronunció la entidad en un comunicado tras conocerse el informe preliminar de la autopsia, que revelaba indicios de “asfixia mecánica” y que, a la espera de contar con el informe definitivo del forense y el informe del Instituto de Toxicología, podría estar vinculado a la causa de la muerte.

Para la Red, “los procedimientos aplicados, presuntamente, han podido coadyuvar a la creación de un escenario en el que la asfixia mecánica pueda haber generado la situación que le llevase a la muerte, sin descartar un escenario de consumo de tóxicos estupefacientes”, según valoró a raíz de los “elementos contrastados” que se revisaron en el ámbito de la fase preliminar.

Ese primer estudio avanzado por ‘El País’ “no descarta la compresión abdominal o la sofocación con almohada o colchón en esta muerte” que, entretanto, definía como “súbita”. Esta “asfixia mecánica”, según apuntó desde la Red, se conoce como el impedimento de entrada de aire de las vías respiratorias y que, generalmente, produce la muerte “siendo la presencia de hasta seis personas y las prácticas descritas congruentes con esta hipótesis”.

El joven se encontraba interno en el centro gestionado por Ginso en cumplimiento de medidas de protección dictada por un juez de Menores de Cádiz cuando el pasado 1 de julio, ante una “situación de agresividad y violenta”, se le aplicaron medidas de contención por parte del personal del centro, de modo que poco después entró en parada cardiorrespiratoria, según habían revelado hasta el momento desde la Junta de Andalucía.

Desde la Red se consideró “excesivo el uso de personal y las maniobras descritas” para su inmovilización. Igualmente, tachan de “ilógico” que se adoptasen tales medidas de contención “cuando el joven no tenía, partes o actuaciones previas”.