La migración de grandes contribuyentes: los andaluces representaron el 19% del total

En las rentas más altas, siete de cada diez salidas fueron hacia Madrid

21 abr 2024 / 16:25 H.
Ver comentarios

Andalucía es el 17,7% de la población de España, pero la fuga de la región de grandes contribuyentes fue superior a esa tasa de referencia, que llegó a representar el 19,15% de las producidas en el país en 2016, un punto y medio por encima de la representatividad andaluza según su censo de habitantes. Ese porcentaje de deslocalización tributaria se concentra en el último quintil de una muestra, el tramo del 20% de contribuyentes con mayores ingresos. En ese tramo de grandes contribuyentes se marcharon de Andalucía 2.153 residentes, el 19% de los 11.241 movimientos contabilizados en España. En este sector de las rentas más altas los residentes andaluces eligieron preferentemente Madrid como destino tributario. Así lo hicieron siete de cada diez, 1.564 de los 2.153 que buscaron nuevos lugares de residencia. Estas conclusiones forman parte del estudio “Migraciones interregionales en España de determinados perfiles de contribuyentes en el período 2006-2019: el papel de las variaciones autonómicas en la imposición sobre la renta y la riqueza”.

Un trabajo que publica el Instituto de Estudios Fiscales (IEF) y cuyos autores son tres profesores del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza: Fernando Rodrigo Sauco, Miguel Ángel Barberán Lahuerta, y Carmen Trueba Cortés. Los autores explican que “pretendemos extender el análisis de movilidad fiscal realizado en López-Laborda y Rodrigo (2022) a otros perfiles de contribuyentes del IRPF, a priori, señalados por la literatura con mayores posibilidades de cambiar de residencia habitual”. En ese dibujo de contribuyentes que pueden cambiar de residencia sitúan a “empresarios y profesionales declarantes del IRPF; consejeros y directivos de empresas; y, por último, contribuyentes ubicados en la parte superior (última centila) de la distribución de la renta sin atender, a priori, a la procedencia principal de sus rentas o de la riqueza”.

En ese global de grandes contribuyentes andaluces, del que formarían parte empresarios y profesionales, consejeros de sociedades y contribuyentes del tramo más alto de renta, se contabilizaron 4.994 salidas, el 56% de las cuales fueron a Madrid. Los grandes contribuyentes andaluces supusieron el 21,3% de los llegados a Madrid, que recibió a 13.128 residentes de otras regiones.

Un saldo neto andaluz de 27 contribuyentes

Otro de los datos que arroja este trabajo es el balance neto que tiene Andalucía según la movilidad de esos distintos grupos de grandes contribuyentes. En 2016 la comunidad recibió 5.021 contribuyentes, mientras que se marcharon de la región otros 4.994, por tanto, un saldo neto de 27 contribuyentes. Las entradas y salidas que se contabilizaron en España en ese periodo fueron 44.904. Andalucía supuso el 11% de las salidas y el 11% de las entradas. Además del 56% que se fue a la Comunidad de Madrid, Cataluña (339), Comunidad Valenciana (286) y Castilla La Mancha (260) fueron los otros destinos elegidos por los residentes andaluces. Sobre la procedencia de los residentes de otras regiones que llegaron a Andalucía: un 32,6% lo hizo desde la Comunidad de Madrid, 1.641 de los 5.021 que llegaron. Esta cifra es seguida muy de cerca por empresarios catalanes. 1.134 aterrizaron en 2016 en Andalucía, un 22,5%. En el trabajo se constata que en cinco regiones, Andalucía, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Extremadura, más del 60% de las salidas empresariales tienen como destino Madrid.

Tipos máximos en IRPF, patrimonio e impuesto de sucesiones

Los autores comparan los tipos máximos en el Impuesto de la Renta, Patrimonio, así como la existencia de gravamen en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En el caso de Andalucía los autores indican un tipo máximo en el IRPF del 49% en 2012, que pasó a ser de un 47% en 2022, mientras que en la Comunidad de Madrid fue de un 44,9% (2012) y de un 45% (2022). La diferencia en el tipo máximo en el Impuesto de la Renta entre Andalucía y Madrid se redujo a la mitad en esa década, ya que pasó de ser de 4,1 puntos a dos. En el caso del Impuesto del Patrimonio el gravamen máximo sobre la base liquidable, en Andalucía fue de un 3,03% en 2012 y descendió a un 2,5% en 2022, mientras que en la Comunidad de Madrid no existía gravamen alguno. De forma parecida se señala en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, donde en Andalucía acometió sucesivamente una reducción en la base imponible y estableció un mínimo exento en 2019, mientras que en el caso de Madrid ya no había en 2012.


Andalucía