Termina San Lucas con un protagonismo especial para los niños y un gran ambiente

La feria acaba después de nueve días en que se dieron cita jiennenses de toda la provincia

21 oct 2019 / 09:04 H.

Un año más la Feria de San Lucas llega a su fin. Acaban unos días en los que los jiennenses y llegados hasta Jaén vivieron un sinfín de anécdotas, bailes, cantes, cervezas, copas y comidas junto con amigos, familiares y compañeros de trabajo. Se encontraron personas que llevaban tiempo sin verse, charlaron y se pusieron al corriente, se alegraron de encontrarse, porque lo que conllevan estas fiestas es mucho más que lo que se cree a simple vista, ya que San Lucas es un punto de unión para todos los habitantes de la capital que tienen marcadas estas fechas en rojo en el calendario para vivirlas una y otra vez.

Por ello, los jiennenses aprovecharon hasta el último momento de su feria y se notó en el recito Alfonso Sánchez Herrera, que presentó un aspecto formidable desde primera hora del mediodía, donde los más fieles acudieron a comer en las casetas con sus amigos y familiares con la intención de pasar un gran día. Además, hubo un gran ambiente joven, con la celebración del Día del Niño, algo que ocasionó largas colas en la zona de los “cacharricos”. Muchos pequeños llegaron al ferial con ilusión y con ganas de aprovechar la bajada de los precios en las atracciones a dos euros, excepto el “jumping”, que costó 2,50. Las casetas presentaron un lleno para comer, todos querían despedir la Feria de San Lucas como se merece.

Avanzó la tarde y la gente se empezó a moverse para llenar las casetas de marcha. Quedaban pocas horas de feria y se notaba en el ambiente, ya que cuanto más cerca estaba la noche, más vacío se quedaba el Alfonso Sánchez Herrera. Las fiestas llegaron a su fin y los jiennenses vuelven a su rutina diaria y a esperar un año entero para volver a vivir San Lucas y reunirse con familiares y amigos como cada octubre en Jaén.