URGENTE

Pronunció su discurso de investidura casi del tirón, pero, justo antes de hablar de su “familia de amistad y de sangre”, de su esposa y sus hijos, el nuevo alcalde de Torredonjimeno, el socialista Manuel Anguita Quesada, tuvo que detenerse y beber agua, sabía que se iba a emocionar. “Si todos los hacemos bien, el ganador no será el PP, IU, el PSOE o Manolo Anguita, será el pueblo de Torredonjimeno”, dijo ya con la vara de mando. Cuando la recogió, aludió a las circunstancias que le permiten continuar en el cargo, después de que, tras un pacto con IU, en el anterior mandato, se repartiera el bastón con Juan Ortega, aspirante a la Alcaldía de esta fuerza también el pasado 26M. Y fue claro, igual que habló de la necesidad de dialogar y establecer consensos, lanzó un par de recados, dirigidos a su exsocios. “Las guerras, a la cara y mirándonos a los ojos”, advirtió en un escenario en el que gobernará en minoría, ya que los 7 concejales de su grupo son 3 menos de los que suman los dos partidos de la oposición y después de no haber terminado muy bien la alianza con IU que se dio entre 2015 y 2019 y que era inédita en la plaza tosiriana. Uno y otro partido se guardan el aire, históricamente, en este municipio jiennense.

Por eso, Anguita no se olvidó de su partido, el socialista, y a su agrupación local les dio la enhorabuena por el trabajo hecho, una labor que permite que, por primera vez en democracia, el partido del puño y la rosa sea el más votado en Torredonjimeno una plaza que, para los que no lo recuerden, fue bautizada como “la pequeña Moscú” por la fuerza que IU tiene allí, sobre todo, la que tuvo tras los años posteriores al fin de la dictadura, con un alcalde, Miguel Anguita, que lo fue de forma ininterrumpida desde 1979 hasta 2003. Manuel Anguita, precisamente y en otro de los recados a sus antiguos compañeros, se acordó de un momento clave de la histórica política local, cuando el que fuera candidato socialista, Juan Eugenio Ortega, vio con pasmo como IU, en lugar de apoyarle en la investidura, voto a su candidato y propició así un gobierno del PP, nunca antes visto allí. “A ti te dedico este momento que no pudiste disfrutar cuando te lo merecías”, le dijo. Y es que, para colmo, no pudo asistir al acto por motivos de salud.

Juan Ortega, al que se le quebró la voz al referirse a su círculo más íntimo, agradeció a los concejales de IU que le acompañaron en el anterior mandato y lo harán en este su esfuerzo y brindó la colaboración de su grupo a favor de todos y todas las tosirianas. En sus filas está la edil Mamen Barranco, que, al tomar posesión de su cargo, se declaró, entre aplausos, firme defensora de la república y lució, durante un pleno, un abanico con los colores de la que existía en España hasta el golpe militar de Franco. Manuel Ángel López, que encabeza el grupo del PP, empatado con 5 asientos al de IU, prometió al nuevo alcalde más que ser un partido de la oposición, tener una actitud “colaborativa y participativa”. Tras un pleno de algo más de media hora, Manuel Anguita salió del pleno ya con su vara de mando, con el público en píe y aplaudiéndole.