Petición casi unánime de un nuevo préstamo a Hacienda

JeC es el único grupo que vota no a la solicitud de 12 millones a Hacienda

13 sep 2018 / 12:00 H.

Voy a dejar la cera para otro momento”, le dijo el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Manuel Fernández Palomino, al concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, cuando le tocó fijar la postura del principal partido de la oposición municipal sobre la quinta solicitud al Gobierno de un préstamo en este mandato, aprobada en el primero de los dos plenos extraordinarios y urgentes de ayer. Son 12 millones de euros para hacer frente a fallos judiciales que reconocen deudas, a favor de concesionarias, proveedores y empleados municipales. “No vamos a poner trabas, aunque haya sentencias dudosas”, argumentó Fernández y, de esta forma, dejó claro que su partido, al contrario que otras ocasiones, no iba a votar no. Se abstuvieron y, gracias a ello, al voto en el mismo sentido de los ex de Ciudadanos y actuales no adscritos, Salud Anguita y Víctor Santiago, y al sí del PP y de Iván Martínez, también originalmente de Cs y ahora sin grupo, pero muy próximo al Gobierno local, la petición salió adelante sin problemas. Jaén en Común (JeC) se quedo solo al rechazar de plano el uso de esta herramienta de financiación del Ministerio de Hacienda.

Precisamente, Manuel Montejo, de JeC fue el más duro con la política económica del Gobierno local. “Nadie espera nada de este Ayuntamiento, se lo reconozco como un logro. Los vecinos no vienen a pedir, porque saben que no pueden hacer nada, es el fracaso de un modelo de gestión y un total desgobierno”, argumentó. “Nos trae usted (Bonilla) el enésimo fondo de ordenación, son ya diez modificaciones de Plan de Ajuste, sigue con el discurso de pagar y mejorar aparentemente la situación económica y he de reconocer una cosa, empieza a conseguir que se considere normal una situación vergonzosa”, insistió Montejo. El interpelado Manuel Bonilla defendió la necesidad de recurrir a la ayuda de la Administración General del Estado, aunque la situación económica sea “algo mejor”. Y es que, sin perder la oportunidad de afear a JeC que no proponga alternativa para reducir la deuda financiera, reconoció que este agujero en las cuentas es aún un problema para el día a día del Ayuntamiento. Aunque eso sí, dejó claro: “Hace dos años casi no se podían pagar las nóminas y tuvimos que anticipar los ingresos del impuesto del IBI y, a estas alturas, no hemos tenido que proponer ninguna operación de crédito”.