“Nacer y Mamar”, un grupo de mujeres de apoyo mutuo

Los miembros del colectivo se reúnen y organizan charlas informativas

18 sep 2017 / 10:49 H.

Nacer y Mamar” surgió como grupo de apoyo a la lactancia y funciona como red donde la experiencia de unas madres da soporte emocional y físico a otras para resolver sus problemas y compartir conocimientos. “Sobre todo queremos que no se sienta sola”, afirman desde la asociación ubetense. Desde sus inicios contaron con la ayuda “preciosa y valiosísima” de algunos profesionales del hospital, como matronas o ginecólogos. Cada mes se reúnen —menos en julio y agosto—, donde las madres charlan entre ellas sobre sus vivencias.

“Actualmente se produce un abuso de la leche de fórmula, con muchos niños criados de esa forma”, comenta la presidenta de la asociación, Paloma Castillo, y detalla: “Existen situaciones en las que la madre, aún queriendo dar el pecho, por recomendación o valoración inadecuada se retiró la lactancia prematuramente”. De esta forma defiende la labor de la asociación, “se necesitan grupos de apoyo para dar información actualizada sobre los avances de las investigaciones y ayudar a las familias a tomar la decisión de manera más consciente de cómo quiere criar a su bebé para llevarlo a cabo con éxito”. Castillo también se muestra a favor de los biberones. “Es maravilloso para salvar las vidas de los bebés y es legítimo que los padres lo escojan a la hora de la crianza”, por lo que considera de mayor relevancia la adquisición de los datos más recientes al respecto.

Una de las preocupaciones de las mujeres jiennenses es si dar el pecho en público o no. “Hay madres que no se sienten cómodas con la situación de dar de mamar con gente alrededor, pero se puede organizar para hacerlo de forma íntima”, apunta la presidenta del colectivo. “Dar de mamar no significa que necesariamente una mujer se tenga que exponer, es una situación que no le resulta agradable y hay muchas formas de solventarlo”. Cuenta que en la asociación muestran los espacios dispuestos para ello y ofrecen a cada familia las herramientas para que busquen la manera de sortear sus circunstancias, incluso “tirar” de la generosidad de los comercios para “dar de comer” al niño. “Lo importante es poder hacer lo que la madre quiere hacer”, asegura.

En sus charlas informativas una de las preguntas más frecuentes que plantean las madres es si su leche será suficiente o de buena calidad para el pequeño. “Son mitos que intentamos desmontar”. También enseñan el agarre correcto al pecho para evitar grietas y dificultades y recuerda la evolución de la maternidad, desde el hogar hasta la opinión pública. “Antes había menos preguntas, pero ahora estamos llenas de interrogantes y nos genera mucha inseguridad. Las dudas es lo que nos quita más fuerza, cuando se trata de un acto absolutamente natural, solo que ahora hay que planteárselo, con miles de opiniones alrededor que menoscaban la voluntad de la madre”. Según Castillo hay mucha intromisión, “no con mala intención, pero no se respeta la decisión de la madre en asuntos como el deseo de prolongar la lactancia más tiempo si ella lo desea realizar de esa forma”.