La Policía investiga en la basura

Sanciones para los establecimientos hosteleros que no usan los contenedores

19 sep 2018 / 11:35 H.

La Policía Local recibió el encargo del Gobierno local de vigilar el funcionamiento del servicio de limpieza y recogida de basura en la ciudad. Fue en plena oleada de críticas a la adjudicataria del servicio, FCC, en junio, cuando, tras medio año de renovación del contrato a la multinacional para que preste este servicio, los vecinos de todos los barrios jiennenses se mostraban indignados por la suciedad acumulada en las calles y las deficiencias detectadas en cuestiones básicas, como la recogida de los cubos llenos de residuos. Ya se advirtió el control policial tendría una doble vertiente, por un lado, revisar el trabajo de FCC y, por otro, comprobar si algún vecino se saltaba las normas básicas de civismo que, en el caso de Jaén, por una ordenanza, imponen que no se puede depositar la basura antes de las nueve de la noche y, en cualquier caso, siempre en los receptáculos habilitados para ello. Fruto de este cometido, los agentes policiales supervisan a los trabajadores de FFC que investigan bolsa a bolsa, para encontrar a los que no respetan el reglamento. Prueba de ello es la última de las acciones de las que informó el Cuerpo. Al comprobar que alguien había usado Bernabé Soriano como basurero, tras recibir el aviso del personal de FCC, los agentes presenciaron cómo los servicios de limpieza abrieron los sacos y así descubrieron que eran de un establecimiento hostelero cercano, un local que será sancionado, avisan.

La ronda, en las últimas horas, también llevó a descubrir comportamientos de este tipo en otras vías del centro, como Jorge Morales, Los Romeros, Plata y Salineros. De nuevo, los policías “levantaron acta”, tras ser advertidos por el personal de limpieza, que se había dejado la basura en la calle, cuando había contenedores, para colmo, vacíos a escasos metros. Este modo de obrar de los policías no es extraño, ya que, la semana pasada, la Policía Local de la capital amonestó, con un acta, a dos comercios situados en el Paseo de España al encontrar bolsas de basura y otros enseres alrededor de unos contenedores. Las servicios de limpieza, acompañados por los agentes, procedieron a la apertura de los desperdicios y fue así como localizaron su lugar de procedencia. Al mismo tiempo, comprobaron que los contenedores e encontraban vacíos por lo que decidieron amonestar a los dos locales. La asociación Expansión Norte apoyó la decisión de la Policía, ya que consideran que es “la manera de que los ciudadanos tomen conciencia de la necesidad de mantener limpias las calles de la ciudad”, y alabaron a las autoridades por “velar, como siempre, por el cumplimiento de las leyes y ordenanzas municipales”, necesarias para el buen funcionamiento del barrio.

El servicio de recogida de basura y limpieza viaria fue adjudicado a FCC por 13,2 millones de euros por ejercicio y un periodo de 12 años, prorrogado a 20. Antes del verano, la Concejalía de Hacienda anunció que se iba a poner en marcha un expediente para analizar si la empresa atendía a sus obligaciones, conforme a lo estipulado y, posteriormente, el equipo de Gobierno organizó una mesa de trabajo en la que responsables de FCC escucharon, de primera mano, las quejas de las asociaciones vecinales, representadas por sus federaciones. De esa toma de contacto salieron compromisos como poner en marcha el sistema de contenedores de quita y pon en el casco antiguo e incrementar acciones como la desratización y desinsectación. Las quejas sobre la limpieza de la ciudad parecen haber remitido.