La peatonalización y sus peros

El “bloqueo” a las cocheras de Cronista Cazabán, enésima queja de los vecinos

29 dic 2018 / 11:57 H.

Quizás dentro de unos años, el plan de peatonalización impulsado por el Ayuntamiento, que apenas cumple doce meses, sea visto como una de las mejores medidas impulsadas en la capital, también puede ser que, tras las elecciones de mayo, si se da un cambio al frente del Gobierno local, se deshaga el trabajo del equipo que dirige el alcalde Javier Márquez —ya hay precedentes de ello, precisamente, con el anterior proyecto para restringir el tráfico en el centro del PSOE, que liquidó el PP cuando regresó a la Alcaldía, en 2011—, en cualquier caso, ocurra lo que ocurra, lo cierto es que los cambios introducidos en el tráfico tienen muchos enemigos actualmente, no llegan con consenso, a tenor de las críticas que reciben. El pasado 26 de noviembre, unas quinientas personas, entre comerciantes e industriales del Mercado de Abastos, protestaron por las limitaciones introducidas al paso de vehículos, no en contra de que se regule la circulación, sino del modo en el que se hace. Vecinos de Puerta del Ángel llevaron la peatonalización a los juzgados, al entender que su calle soporta todo el tráfico que se quita de otras zonas, como Bernabé Soriano. El nuevo frente abierto contra los responsables municipales tiene su epicentro en Deán Mazas, donde cinco comunidades de vecinos, una residencia de ancianos y un hotel, presionan para que se permita a los conductores transitar por Roldán y Marín y la Plaza de la Constitución. Son dos vías están cerradas para ellos, con maceteros de hierro que sirven de barrera, lo que les obliga, denuncian, a dar un gran rodeo que ven, como poco, “injusto y absurdo”.

Todo comenzó el 11 de diciembre, cuando se dieron por concluidas las obras de reforma de Cronista Cazabán y la aledaña Plaza de Deán Mazas. Los vecinos y algunos empresarios de la zona se las prometían muy felices, después de haber aguantado, desde julio, una reforma que les impidió acceder a sus garajes y moverse libremente. Sin embargo, el área de Tráfico les informó que, para acceder, tenían que seguir el siguiente itinerario Paseo de la Estación, Madre Soledad Torres Acosta, Plaza de los Jardinillos, Doctor Eduardo Arroyo, Álamos, Plaza de San Francisco, Bernabé Soriano, Joaquín Tenorio y Cronista Alfredo Cazabán. Para salir, el recorrido queda así: Plaza del Pósito, cuya vial, de no tener casi tráfico, pasa a ser de doble sentido, Joaquín Tenorio, San Francisco y Ramón y Cajal. “Hemos pasado de hacer un recorrido de acceso de 260 metros a otro de 950 metros. Y, para salir de las cocheras, en lugar de circular 230 metros, tenemos que dar un rodeo de más de un kilómetro y medio por calles colapsadas. Ello genera mayor contaminación y nulas alternativas direccionales”, razona uno de los afectados. “Estamos hablando de unos 120 coches, incluido el hotel, que tiene una decena de plazas de garaje, más los vados de descarga de viajeros del alojamiento y de asistencia sanitaria de la residencia mayores. Es un tráfico insignificante, no entendemos que se nos prohiba circular por la Plaza de la Constitución, por la que sí pueden ir los taxis y los autobuses”, razona otro de los vecinos. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, aquellos que tengan su aparcamiento en la cercana Navas de Tolosa, aunque sean particulares, también pueden atravesar la zona que tienen vetada los propietarios de Deán Mazas. “El Ayuntamiento se contradice al retractarse de su promesa de hacer peatonal la Plaza del Pósito, al tiempo que hace de doble sentido Cronista Cazabán, con una estrechísima curva de la antigua papelería Cruz, lo que ocasiona peligros de choque. Es imposible el giro de ambulancias grandes, camiones de bomberos con escala y hasta camiones de surtido de gasóleo para las calefacciones de los edificios, lo que ya está ocasionando problemas de abastecimiento”, argumenta otro ciudadano.