La Alcaldía está en el aire

Revuelo en Ciudadanos por una directriz marcada por Madrid que desmienten

12 jun 2019 / 09:12 H.

Fue un día de vértigo para quienes tienen puesta toda la carne en el asador de la Alcaldía de Jaén. Y, sin embargo, esto es solo el preámbulo de lo que se avecina hasta el mismo sábado, fecha en la que se constituyen los noventa y siete ayuntamientos jiennenses. Amaneció pronto en una ciudad preparada para rendir honores a la Virgen de la Capilla. Un marco perfecto para rogar a la patrona el mejor escenario político en una ciudad necesitada de diálogo y discriminación positiva. Todo está, en estos momentos, en el aire. Puede pasar de todo, como en botica, porque entre lo que dicen unos y otros hay bastante distancia.

El caso es que alguien se encargó, desde Madrid, de insinuar que Ciudadanos quiere un pacto con el Partido Socialista en la capital jiennense. Julio Millán, que ganó en las urnas el pasado 26 de mayo, recibió una llamada telefónica en la que un responsable político de la fuerza naranja le confirmaba la directriz nacional y le emplazaba a un contacto inmediato de la agrupación jiennense para fijar fecha y hora para el comienzo de las negociaciones. Sin embargo, al cierre de esta edición, no había noticias al respecto. “Lo que sí puedo decir es que seguimos optimistas y estamos a la espera”, dijo el candidato socialista a la Alcaldía.

Es más, decidió convocar a los militantes locales para someter a votación su política de pactos. La convocatoria de esta asamblea socialista fue enviada ya por correo electrónico en la noche del lunes a los afiliados, para cumplir con la exigencia de informar de anunciarla con 48 horas de antelación, de acuerdo con los estatutos. Si no hubiera acuerdo que comunicar a los militantes, no se abordaría ningún otro asunto.

A medida que pasó la jornada, el asunto se complicó. El secretario de Organización de Ciudadanos en Jaén, Sebastián Sola, negó la mayor y, en declaraciones a este periódico, aseguró que no hay directriz de ningún tipo y que la formación que representa se sentará con todas las fuerzas políticas en liza antes de tomar una decisión. Aclaró que dará su voto a Julio Millán o al candidato del Partido Popular, Javier Márquez, en función de la decisión que adopte el Comité Nacional de Formación de Gobiernos. Únicamente después, el grupo de concejales pactará un acuerdo de gobierno con uno de los dos partidos. Hay que tener en cuenta que los socialistas consiguieron once escaños en la cita con las urnas, por lo que con el respaldo de los cuatro que logró Ciudadanos tienen suficiente para gobernar. No obstante, si el respaldo va para los populares, necesitan el apoyo de Vox, cuya candidata, Salud Anguita, fue quien encabezó la lista naranja hace cuatro años y, después, abandonó. Por cierto, ella asegura que está a la espera de que su partido, en el ámbito nacional, decida qué hacer.

Por el momento, Sebastián Sola se limita a decir que no hay orden de ningún tipo y que el anuncio del Partido Socialista de convocar una reunión de su agrupación local es una “medida de presión” para acelerar su respuesta. “Nosotros estamos tranquilos, porque lo que le interesa no es tanto con quién llega a un acuerdo como el contenido del acuerdo en sí”, añade.

La candidata del partido de Albert Rivera, María Cantos, declinó hacer declaraciones, lo mismo que Javier Márquez, quien mantiene mutismo absoluto, por lo que pueda pasar. Otras fuentes consultadas por este periódico garantizan que Fran Hervías, secretario nacional de Organización de Ciudadanos, dio la orden a su homónima en Andalucía, Mar Hormigo, de direccionar a Jaén un pacto con el Partido Socialista y que en la agrupación jiennense lo niegan por activa y por pasiva porque se cuece, entre bambalinas, un acuerdo con los populares.

Todo está en el aire, ciertamente, pero en el entorno del actual alcalde en funciones dan por hecho una propuesta de imagen de cambio que pasa por dejar la Alcaldía en manos de la edil, también en funciones, Reyes Chamorro. Y, de paso, ceder concesiones importantes al equipo de María Cantos para que ella se vea obligada a batallar en el seno interno de su partido hasta lograr el “sí” al acuerdo con el Partido Popular. El caso es que, según pudo saber este periódico, hay lío interno en la candidatura de María Cantos por ambiciones personales que, con el tiempo, saldrán a relucir. Todo parece indicar que la voz discordante y más afín al núcleo duro del partido en Madrid es María Orozco, la número cuatro de la lista naranja.

No es fácil, pero en política, como reza el refrán, hasta el rabo todo es toro. Las incertidumbres se acentúan y todas las miradas están puestas en Jaén, donde Albert Rivera tendrá que viajar.