El veto municipal a los concursos de misses se queda en sugerencia

Santa Isabel renuncia al certamen de belleza, tras 35 años, para evitar polémicas

05 jul 2018 / 08:09 H.

De pedir la dimisión del presidente de la Asociación de Vecinos Sagrado Corazón, Francisco Gómez Martos, por permitir, en las fiestas del barrio de Santa Isabel, un concurso de misses que, como aseguró la concejal de Igualdad, Reyes Chamorro, “menosprecia a la mujer”, amén de ser un espectáculo “bochornoso”, a “invitar a las asociaciones para que realicen actividades que contribuyan a trabajar por la igualdad de hombres y mujeres” y, eso sí, siempre desde el “respeto a la libertad” de cada entidad. Una semana después, se rebaja significativamente el tono del Gobierno municipal contra el máximo responsable del colectivo vecinal de Santa Isabel, después de que, incluso, se haya puesto en duda su legitimidad en base a un fallo judicial que declara nula a la directiva de la asociación.

El aludido, Gómez Martos, se defendió y, por un lado, demostró, con el programa de las fiestas de otros años, que, hasta el alcalde, Javier Márquez, había asistido sin poner una pega al certamen de belleza; además, aclaró que la sentencia que lo inhabilitaba ya fue tenida en cuenta y que, por ello, se repitió el proceso electoral, impugnado por una contrincante en la asociación, y de ahí salió la nueva directiva que preside y contra la que no se presentó recurso alguno. Sobre esta base, el representante vecinal reforzó su tesis de que las críticas al concurso, que llevaron aparejada la convocatoria de un consejo extraordinario de Igualdad y un amago de denuncia en la Fiscalía, no eran más que una forma de desacreditarlo por haber criticado a la cara a los responsables municipales por el abandono del barrio. Ciudadanos también piensa lo mismo.

La presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales Objetivos Comunes (OCO), a la que pertenece “Sagrado Corazón de Jesús”, Josefa Alcántara, que participó en la reunión de ayer, tomó la palabra para explicar que el concurso de belleza, conocido de sobra por el Ayuntamiento, tiene 35 años de historia y que está tan vinculado a las fiestas que las ganadoras desfilan en la procesión de Santa Isabel. “Las chicas solo bailaron una canción de moda, a ritmo de reguetón, animadas por el chico que llevaba el equipo de sonido”, explicó Alcántara sobre la polémica concreta, para pedir disculpas en nombre de la asociación de Santa Isabel y anunciar que no volverá a organizarse un acto de este tipo. Lo mismo hizo, la semana pasada, el presidente de esta entidad. De esta forma, están en sintonía con la concejal de Igualdad que apostó por “avanzar y modificar muchas actuaciones que hasta ahora se han visto normales, pero gracias a la formación, información y la mayor sensibilidad que hay ahora, se están dejando de lado”. “Mantenerlas, realizar este tipo de concursos es volver atrás”, juzgó Reyes Chamorro, que insistió ante el consejo en lo poco edificante de lo visto en Santa Isabel.