El tranvía “se reactiva” con una mesa que se reúne en un mes

La negociación del convenio partirá del acuerdo alcanzado en mayo de 2018

31 jul 2019 / 11:15 H.

El tranvía se reactiva. Al menos, es lo que parece. La consejera de Fomento, Marifrán Carazo, y el alcalde de Jaén, Julio Millán, se reunieron ayer en Sevilla para tratar de avanzar en la puesta en marcha de este sistema de transporte que está en cocheras desde el 19 de mayo del año 2011. En el orden del día, estaba el desbloqueo de la negociación por ver cómo se afronta el coste de explotación de esta infraestructura, es decir, quién paga y qué proporción la cantidad que costaría tener funcionando el tranvía. Es lo que se conoce como el “déficit de explotación”. Ese acuerdo debe plasmarse en un convenio entre las dos administraciones implicadas, es decir, el Ayuntamiento de la capital y la Junta de Andalucía. De la reunión de ayer entre el alcalde y la consejera salió el compromiso de constituir una mesa técnica para avanzar en el contenido de ese convenio y que se reunirá por en la primera quincena de septiembre. ¿Cuál será el punto de partida de la negociación? La última propuesta realizada por la Consejería hace ahora 14 meses y que se basaba en que la Administración autonómica pagaba el 75 por ciento de los costes y el Ayuntamiento, el 25 restante. “Se ha perdido un tiempo precioso”, explicó Julio Millán, quien quiso poner el acento en la buena disposición percibida en Marifrán Carazo.

Para entender la situación, hay que hacer un poco de memoria e irse al 11 de mayo de 2018. El lugar, la sala de prensa del Ayuntamiento de Jaén. El entonces consejero de Fomento, el socialista Felipe López; Javier Márquez, que todavía era alcalde de la capital; y Francisco Reyes, presidente de la Diputación Provincial se hacían una foto para inmortalizar un momento que todos calificaron de “histórico”. Con un apretón de manos, el trío de políticos celebraba que, por fin, habían alcanzado un acuerdo para poner en marcha el tranvía de Jaén. Ese borrador de convenio, al que solo le faltaba la firma, es el punto de partida para la negociación que ahora se abre. Consistía en que la administración autonómica pagaba el 75 por ciento del coste de explotación de este medio de transporte, mientras que de las arcas municipales jiennenses salía el 25 por ciento restante para hacer frente a ese déficit, calculado en 1,5 millones de euros. La Diputación Provincial, por su parte, se comprometía a poner sobre la mesa a modo de patrocinio el 20 por ciento de esa cantidad. Parecía que esa intentona, la enésima en los años anteriores, era la buena.

Sin embargo, no fue así. El acuerdo se quedó en papel mojado con la llegada de la campaña electoral de las Autonómicas. ¿Por qué? El Ayuntamiento esgrimió como argumento que la Junta también tendría que abonar su parte de la factura de compra de los vagones que, hasta ahora y en virtud del anterior convenio, está pagando la Administración local.

Con ese escenario, el tranvía volvió al sonrojante cajón de los proyectos olvidados de Jaén. Y no fue hasta febrero de este año cuando volvió a estar bajos los focos mediáticos con la visita del flamante presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla. Javier Márquez, el todavía alcalde, anunció entonces que habría un convenio mucho más ventajoso para la ciudad. No quiso entrar en detalles.

Cinco meses después de aquello, el escenario cambió de forma sustancial. El PSOE ganó las elecciones municipales en la capital y un pacto de los socialistas con Ciudadanos permitió a Julio Millán entrar en el Ayuntamiento. “Mi máxima prioridad es poner en marcha el tranvía”, dijo ya en el pleno de investidura, celebrado en junio.

El siguiente capítulo de esta historia se escribió el pasado 10 de julio, con la primera reunión institucional entre Julio Millán y Juan Manuel Moreno Bonilla, los dos protagonistas que más tienen que decir en este asunto “eterno”. Ambos se comprometieron a conseguir un objetivo: que el tranvía eche a andar en 2020. El alcalde le pidió al presidente que había que firmar el nuevo convenio cuanto antes y que reservara fondos en los presupuestos de la Junta del próximo ejercicio, destinados a poner en marcha el sistema de transporte. En esa reunión se emplazaron para que la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, recibiera a Millán para tratar de solucionar los trámites burocráticos. Es la reunión que se produjo ayer y que sirvió para constatar que se vuelve a mayo de 2018, a aquel apretón de manos de tres políticos en el Ayuntamiento de Jaén.