Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
09:10
h
URGENTE

El Gordo deja 1,2 millones a tres décimos de la máquina

En Úbeda y Villacarrillo solo se vendió un único boleto agraciado con el primer premio por administración

Villacarrillo y Úbeda fueron los otros dos municipios agraciados con el premio Gordo de la Lotería de Navidad, que este año ha estado tan repartido que ha tocado en casi todas las provincias de España. Más que lluvia de millones, fue llovizna. De hecho, el Gordo sólo tocó al único décimo que se vendió del 03347 en cada una de estas dos administraciones de lotería que dieron la suerte en la provincia. Menos da una piedra, salvo que sea preciosa. En Úbeda, el décimo 03347 se vendió en la administración de Loterías y Apuestas del Estado que regenta Alejandro Balboa García en el centro comercial Carrefour de la ciudad Patrimonio: “No sabemos si el décimo se compró al azar o se buscó expresamente ese número, porque el cliente lo compró con la máquina, pese a que también vendemos décimos en ventanilla”, comenta Alejandro Balboa. Su establecimiento lucía el cartel con “El Gordo vendido aquí”. Considera que, lo más probable, es que le tocase a una única persona, ya que el agraciado no se puso en contacto con él para informarle de su suerte: “Si al menos nos llamara por teléfono para comunicárnoslo, con eso nos valdría”.

Esta administración, aclara, lleva abierta cuatro años y en ese tiempo ha dado varios premios importantes, tanto de la Lotería Nacional, como el euromillón y la bonoloto. Pero el Gordo de Navidad siempre es el más entrañable.

Villacarrillo. El Gordo, aunque sea por la mínima, llegó a Villacarrillo con el número 03347, que se vendió en la administración número 1, regentada por los hermanos Mari Carmen y Leopoldo Torres Mirones. El sorteo transcurría y el premio gordo se hacía esperar. Ellos ya pensaban más en el siguiente sorteo especial, cuando llegó la sorpresa, a los pocos minutos de retirar la pegatina del sorteo de Navidad. Un cliente los llamó por teléfono para anunciárselo. Desde ese momento, el teléfono no dejó de sonar toda la mañana. Fue un décimo adquirido en el terminal electrónico.