URGENTE

A las cinco y diez de la madrugada, el vigilante y uno de los trabajadores que estaba a punto de empezar su turno, dieron la voz de alarma. El fuego había comenzado a devorar la nave central de la planta de reciclaje de residuos de Ibros. La infraestructura, considerada como una de las joyas de la corona del sistema integral de recogida de basuras gestionado por la empresa Resur (participada por la Diputación Provincial y Urbaser), sufrió importantes daños. Y es que los materiales almacenados en esa instalación, fundamentalmente papel, cartón y envases de plástico, son altamente inflamables. Eso hizo que las llamas se propagaran con rapidez por el interior de la nave central, donde se realizan las labores de selección, y se generara una enorme columna de humo negro visible desde varios kilómetros a la redonda. De hecho, el Ayuntamiento facilitó mascarillas a los vecinos de las casas colindantes para que no respiraran los gases tóxicos que pudieran desprenderse de la combustión. El fuego originó los destrozos más cuantiosos en la maquinaria.

Los Bomberos de Linares, apoyados por medios propios de Resur, trabajaron a brazo partido para sofocar el incendio, que quedó extinguido alrededor de las diez de la mañana. Fue fundamental que se detectara tan pronto para evitar que alcanzara a otras zonas, como la flota de vehículos. Desde esa hora, las labores se centraron en el enfriamiento de los rescoldos, para evitar los típicos rebrotes en este tipo de incendios. Unos trabajos que continuaron durante la pasada madrugada y que también se desarrollarán a lo largo de la jornada de ayer. A media mañana de ayer, el Ayuntamiento de Ibros emitió un comunicado a través de sus redes sociales para comunicar que la situación estaba controlada. Eso sí, seguía pidiendo cautela a los vecinos: “Rogamos sigan tomando precauciones y mantengan cerradas puertas y ventanas”, dijeron, desde la cuenta oficial. “Fue un susto muy grande porque, en un principio, no sabíamos a qué nos estábamos enfrentando”, explicó el alcalde del municipio, Luis Miguel Carmona.

Francisco Reyes, el presidente de la Diputación Provincial, fue el encargado de realizar un primer balance: “Se han producido importantes daños materiales”, dijo. Las llamas calcinaron prácticamente al completo la maquinaria en la que se realiza la selección de los distintos materiales. Son, desde luego, los destrozos más cuantiosos. Se vio especialmente afectada la zona en la que se tratan los residuos de plástico y envases de tetrabrik. El fuego también dañó, aunque en menor medida, la línea de clasificación del papel y del cartón. En principio, los técnicos están evaluando el estado de la estructura de la nave, según explican fuentes de Resurja, aunque en principio parece que no sufre desperfectos de consideración.

En principio, una primera estimación se calcula que ardieron unas 250 toneladas de residuos, fundamentalmente plásticos, que sirvieron como combustible.

El incendio abre ahora dos grandes interrogantes. La primera tiene que ver con las causas. Se han revisado las cámaras de seguridad del recinto y no se aprecia nada extraño. Todavía es pronto para saber qué pudo originar el fuego en el interior de la nave, aunque todo parece indicar que fue por algún proceso de autocombustión espontánea como consecuencia la acumulación de materiales inflamables entre los residuos. De todos modos, hoy está previsto que técnicos de la empresa Urbaser analicen el lugar para tratar de esclarecer con exactitud cómo y dónde se produjeron las llamas.

La segunda cuestión de interés es qué pasará con los casi 150 empleados que componen la plantilla de la empresa. Al respecto, todas las partes lanzan un mensaje de tranquilidad: “No habrá problemas”, dicen desde Resurja. De hecho, la compañía tiene un protocolo de actuación previsto para estos casos. En principio, los 60 empleados que realizan su labor en la propia planta de selección serán los más afectados. Una parte de estos operarios trabajarán durante las próximas jornadas en la retirada de los residuos que no se vieron afectados por el incendio. La mercancía será trasladada a otras plantas. Otra parte será reubicada en las otras dos plantas que tiene la empresa en la provincia: Linares y la capital. “Habrá que hacer un proceso de readaptación”, señalan fuentes de la empresa, quienes apuntan que también buena parte de la plantilla disfrutará de sus vacaciones en estos dos meses de verano.

El proceso de recogida de residuos por los pueblos y ciudades de la provincia no se verá afectado por lo ocurrido. De hecho, los camiones realizaron ayer sus rutas tal y como estaba previsto. Llevaron la mercancía a otras plantas. En estas labores de transporte trabaja el resto de la plantilla de Resurja, unas 80 personas. “El servicio se va a prestar con total normalidad”, dijo Francisco Reyes. “Estamos seguros de que todo volverá a la normalidad lo más pronto posible”, apuntó el alcalde de Ibros, quien es consciente de la importancia de esta instalación para su municipio.

Una instalación muy eficiente

La planta de clasificación y tratamiento de Ibros empezó a funcionar en el año 2001. Esta planta procesa los residuos depositados en los contenedores de papel cartón y envases ligeros de los 97 municipios jiennenses, donde son separados por tipos de materiales con el objetivo de gestionar su reciclaje. La adecuada clasificación que se realiza en los hogares de la provincia contribuye a que la cifra de residuos que no se pueden reciclar en las instalaciones de Ibros sea mínima. Desde su nacimiento, la evolución de la planta de Ibros ha sido espectacular. De hecho, está considerada como una de las más eficientes de toda España. Según los últimos datos publicados, la provincia cerró el año 2018 con la recuperación de 9.232 toneladas de papel y cartón; 8.000 de envases ligeros y 5.737 de vidrio. Las cifras ponen al descubierto que los jiennenses reciclan cinco veces más que a principios de este siglo. Los datos revelan el incremento paulatino en las toneladas de envases ligeros y de papel cartón que se depositan en los contenedores amarillos y azules, respectivamente. La Diputación y Resurja garantizaron que el servicio de recogida de residuos recuperables se seguirá realizando con total normalidad, pese al incendio.