Actualizado
viernes, 19 julio 2019
03:48
h
URGENTE

El consumo moderado de oro líquido ayuda a bajar peso

Especialistas han comparado once ensayos clínicos sobre distintos tipos de grasa
  • SALUDABLE. Diversos estudios recogen los efectos beneficiosos para la salud del aceite de oliva.
    SALUDABLE. Diversos estudios recogen los efectos beneficiosos para la salud del aceite de oliva.

El consumo moderado de aceite de oliva, en una dieta baja en calorías, puede ayudar a reducir peso. Esa es la principal y más llamativa conclusión de un estudio científico sobre este alimento elaborado por Nutrimedia y el Centro Cochrane Iberoamérica. No obstante, no hay que lanzar las campanas al vuelo: su efecto es pequeño y podría no ser clínicamente relevante, según la evaluación de estos especialistas. Nutrimedia es un proyecto del Observatorio de la Comunicación Científica (OCC) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y del Centro Cochrane Iberoamérica con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). Analiza científicamente el grado de certeza de mensajes sobre alimentación y salud a la vez que ayuda a interpretar los resultados de las investigaciones.

El aceite de oliva es uno de los componentes más característicos de la dieta mediterránea y su principal fuente de grasa. Numerosas evaluaciones y ensayos clínicos lo han relacionado con beneficios para la salud, como la reducción del riesgo cardiovascular y de cáncer. No obstante, no parecen ser los únicos beneficios que tiene el oro líquido que sale de los olivares. Algunos estudios sugieren también que los consumidores de aceite de oliva tienen menor incidencia de sobrepeso y obesidad, aunque, según Nutrimedia, es difícil discernir si este efecto es atribuible a la dieta mediterránea o al aceite de oliva por sí mismo.

Según el observatorio de la Universidad Pompeu y Fabra, hay dudas de si el consumo cotidiano de aceite de oliva es compatible con la reducción de peso y si es la mejor opción para incluir en una dieta de adelgazamiento. Nutrimedia ha concluido que “el aceite de oliva es, entre todas las grasas y aceites, la opción más recomendable para incluir en una dieta de adelgazamiento”. “Las evidencias científicas analizadas muestran que es probable que el consumo de aceite de oliva, en comparación con el consumo de otros aceites o grasas, reduzca el peso”, afirmó el médico Darío López, autor del informe de evaluación.

La evaluación ha revisado 11 ensayos clínicos publicados en 2018 que comparaban el efecto sobre el peso de dietas con aceite de oliva o aceite de oliva virgen extra frente a otras dietas que incluían otros tipos de aceites: de palma, maíz, soja y colza.

Algunos de estos estudios presentaban limitaciones metodológicas, por lo que la certeza de sus resultados no se puede considerar alta (como en principio lo es en los ensayos clínicos) sino moderada. “Esto lleva a la conclusión de que el aceite de oliva probablemente reduce el peso, pero podría ser que nuevos ensayos ofrecieran resultados algo diferentes”, puntualizó López. “Solo en 5 de los 11 estudios analizados, los participantes se expusieron a una dieta con aceite de oliva virgen extra, asumiendo que los aceites refinados podrían no tener todas las propiedades del aceite virgen extra y, por tanto, sus efectos podrían ser diferentes”, remarcó el investigador. Según este especialista, “la mayoría de los ensayos tuvieron un seguimiento inferior a un año, por lo que faltan datos para aclarar si este efecto sobre el peso podría mantenerse en el tiempo”.

En estos ensayos también se observó un efecto beneficioso del aceite de oliva en el perímetro abdominal y el índice de masa corporal, “pero el grado de certeza de estos resultados es, respectivamente, bajo y muy bajo, por lo que la incertidumbre es mayor”, concluyó López.