Dos décadas de unas riadas para olvidar

Vecinos lamentan que, a pesar del tiempo transcurrido, sigue sin haber solución

15 ago 2016 / 16:30 H.

Es un día muy señalado en el calendario: 15 de agosto. Se celebra la Asunción, media España está de fiesta y buena parte de la provincia disfruta, en la playa, de sus vacaciones estivales. Sin embargo, se trata de una fecha difícil de olvidar para muchos jiennenses, aunque es por un motivo bien diferente. Y es que hoy, 15 de agosto, se cumplen veinte años de aquellas tormentas de 1996 que hicieron temblar a numerosos municipios y que causaron terribles efectos, especialmente en la zona de Los Puentes de Jaén. Por suerte, en la riada de ese día no hubo que lamentar víctimas mortales, pero los más de cien litros por metro cuadrado que cayeron en una hora causaron infinitos daños materiales, casas anegadas y vehículos arrastrados por la crecida de los ríos Jaén, Eliche y Quiebrajano.

Los recuerdos de esa jornada son “imborrables”. La sensación de “impotencia” todavía sigue en el cuerpo cuando se piensa en esta fecha. Así lo indica José Miguel Díaz Fernández, presidente de la Asociación de Vecinos Puensi: “Recuerdo cómo había familias atrapadas en sus casas, y muchos niños pequeños. No puedo olvidar tampoco la labor de los Bomberos o de la Policía Local. Todos hicieron un trabajo fenomenal y creo que, gracias a ellos, no hubo que lamentar una desgracia personal”. Y añade: “El Puente de la Sierra ha sido y es un sitio fantástico, pero a raíz de aquellas inundaciones las personas mayores, sobre todo, sienten miedo en el cuerpo en cuanto oyen que se puede acercar una tormenta”. Como relata, la pasada semana, por ejemplo, cuando se escucharon los truenos, ya estaba sembrado el pánico entre algunos residentes. “Es cierto que hay personas que han sido imprudentes, por construir donde no se debería, en algunos casos por debajo del nivel del río. Pero lo más lamentable es que las administraciones han consentido que esto pasara y que, veinte años después, estamos en la misma situación, a pesar de aquellas terribles riadas”, expresa, por lo que reivindica que la solución llegue de una vez. “Ahora dicen que están con la legalización, pero creo que hasta que no se encauce el río, no nos encontraremos a salvo. Y aquí las administraciones no llegan a ponerse de acuerdo “, resalta.

Más información en la edición impresa de Diario JAÉN.