Actualizado
jueves, 18 julio 2019
13:50
h
URGENTE
  • 15 DE JUNIO. África Colomo y Carlos Alberca, segunda y tercero de la lista de Julio Millán miran a este y a María Cantos, de Cs.
    15 DE JUNIO. África Colomo y Carlos Alberca, segunda y tercero de la lista de Julio Millán miran a este y a María Cantos, de Cs.

La moción de censura contra el octavo alcalde de Jaén, el socialista Julio Millán, parece poco probable, aunque el globo sonda se lanzó ayer. Con esta maniobra, que desveló “ABC”, Ciudadanos, que facilitó la investidura del candidato del puño y la rosa el sábado, podría forzarle para que les diera concejalías en el Gobierno local que sean de lustre. Lo más curioso es que el bombero que apagó este fuego llegó de un lugar, en principio, insospechado, ya que fue el exalcalde, el popular Javier Márquez, el que dejó claro que, por si a alguien se le ocurría pensarlo, su grupo, formado por 8 concejales, no se iba a prestar al juego de los naranjas; de hecho, calificó la posible treta de “berrinche”, que, como define la Real Academia Española, es una irritación grande que se manifiesta ostensiblemente, y sobre todo la de los niños. En Twitter apareció otra apagafuegos, esta vez, Salud Anguita, concejal de Vox y cabeza de lista de Cs en 2015, para luego salir del partido, antes de su expulsión. “Menudo espectáculo está dando Ciudadanos en Jaén. Los votantes de Vox Jaén no serán moneda de cambio de un partido solo interesado en cargos y concejalías”, afirmó, categórica. Si el PP y Vox no suman con Cs, la moción de censura no es más que una quimera.

No obstante, más allá de filtraciones interesadas, y ya son muchas desde el 26M, lo cierto es que Ciudadanos quiere que, cuanto antes, el máximo responsable municipal, les aclare el papel que les reserva en el equipo de Gobierno que se medita y no paran de recordárselo desde hace 96 horas, que son las que hará hoy que Millán entró al despacho grande del número 1 de la Plaza de Santa María. María Cantos está convencida de la generosidad de su agrupación al hacer a Millán alcalde a “contracorriente”, solo hay que pensar que en Granada, por ejemplo, su partido, el tercero más votado, es el que tiene la vara de mando, en detrimento de los socialistas, que ganaron las elecciones. A ello suma que, en los primeros compases del diálogo con Millán, su grupo, de 4 ediles, ya renunció a Urbanismo, Turismo, Cultura, Movilidad, Recursos Humanos, Comunicación, Policía o los fondos para el Desarrollo Urbano Sostenible Integrado, una ayuda de la Unión Europea por la que la ciudad gestionará más de 18 millones, 15 de estos, llegados directamente de Bruselas, gloria para unas maltrechas arcas municipales. Para compensar el “sacrificio”, reclama para ella y sus compañeros, por “coherencia”, Emprendimiento, Deportes y Políticas Sociales. El trío de delegaciones de Alcaldía no es casual, coincide con las que gestionan los miembros de su partido en el organigrama de Gobierno de la Junta en Jaén y, además, casan con las líneas maestras del programa con el que aspiraba a ser alcaldesa, basado en la generación de empleo en la capital, con la creación de una oficina para atraer inversiones, el fomento de la actividad deportiva de base y una mayor cercanía de la gestión de la Administración local a los vecinos. “No hemos roto nada, estamos negociando”, aseguró para, desde su rincón del cuadrilátero de este combate político, confirmar que hay golpes, pero sin llegar a plantearse el definitivo en forma de moción de censura. Eso sí, requiere una respuesta a su solicitud “lo antes posible”, un mensaje que, al cierre de esta edición, no era público que le hubiera llegado.

¿Y que dice el alcalde? Julio Millán repite un mantra desde la noche del 26 de mayo, cuando la candidatura que encabezó logró ser la más votada por los jiennenses, con 11 concejales. “La situación está, tal y como informamos el pasado viernes, cuando propusimos un acuerdo programático de medidas”, aseguró, en referencia al momento vivido 24 horas de ser investido con el concurso de Cs, en un momento en el que las negociaciones entre los naranjas y los socialistas también parecía que no iba hacia ningún sitio. “Hemos tenido una reunión para trabajar de forma uniforme, para hacer equipo y tenemos que ponernos de acuerdo en otros aspectos que están en negociación”, admitió a preguntas de los periodistas, tras su segunda visita vespertina a un barrio de la ciudad. Su objetivo, apuntó, es lograr formar un “equipo fuerte y que se trabaje juntos”. Tampoco quiso ir más allá. Para hoy, Millán anuncia, en su agenda institucional, una reunión con los colegios de arquitectos y aparejadores y los constructores.

Negociación que apuró los plazos

Hasta las 8:43 horas del sábado 15 de junio, a las puertas de la sesión de investidura del nuevo alcalde jiennense, prevista para las 12:00, Cs emitió un comunicado en el que informó de que habían llegado a un acuerdo para apoyar al aspirante socialista. La noche anterior, todo estaba abierto. El socialista Julio Millán, que fue el que cogió la vara de mando, se había quejado, esa semana, de que los naranjas no se habían sentado a negociar con él.