Lluvia de elogios a la patrona

Comienza la feria con una jornada centrada en el fervor por la Virgen de la Paz

19 sep 2019 / 16:44 H.

Llegó el día más esperado por los beatenses, y no porque comenzara la feria, sino porque por fin verían, una vez más, a su patrona pasear por las calles de pueblo. Tras tres meses en su ermita, la Santísima Virgen de la Paz presidía el altar mayor de la parroquia de la Asunción desde hace unas jornadas, esperando a la procesión que da inicio a las fiestas en Beas de Segura.

La imagen aguardaba vestida con su terno rojo, que data de 1930, tras su restauración, además de algunas de sus mejores joyas del ajuar. No solo la patrona se puso sus mejores galas, las calles respiraban el ambiente festivo: los balcones lucían mantos y la torre del campanario de la iglesia estaba engalanada con banderas tejidas por vecinas del municipio, mostrando los colores de España, Andalucía y Baños de la Encina. La jornada festiva comenzaba con la concentración de trajes de flamenca, que dio más color si cabe a las calles del pueblo. Todo el mundo sabía que la patrona estaba a punto de volver a procesionar y nadie quería recibirla sin portar unas vestiduras a la altura. Después de comer, los caballos fueron los protagonistas en el recinto ferial, con el tradicional paseo por el mismo, aunque nada pudo eclipsar a la procesión.

Poco después de las siete de la tarde, y bajo una lluvia de pétalos de rosa, la Santísima Virgen de la Paz partía desde la parroquia de la Asunción. A las puertas del templo esperaban desde bastante antes cientos de fieles que no se querían perder la mejor perspectiva de su patrona.

La imagen, portada por una docena de anderos, hizo una primera parada a pocos metros del templo. Era el momento que las monjas de clausura de Beas de Segura también pudieran disfrutar de su patrona, aunque no fuera en la calle. A partir de ahí, comenzó el recorrido por las calles del pueblo, con una estela interminable de devotos tras la imagen de la patrona, que estuvo acompañada por la banda de la Asociación Centro Cultural Musical Santa Elena del pueblo, además de miembros de la cofradía y la corporación municipal.

Después de recorrer las principales calles de Beas de Segura, la imagen enfiló en dirección a la villa. Tras algo más de hora y media de procesión, la patrona descansó en su nueva ubicación. Una vez acabada la caminata, todo el pueblo regresó al centro urbano donde, poco antes de las 23:00 horas, un espectáculo de fuegos artificiales deleitó a todos los presentes antes de que la música tomara el relevo.

La feria sigue hoy desde las 12:30 horas, con el pasacalles, en una jornada en la que los más pequeños serán los protagonistas durante el día y la música y la fiesta una vez que el sol decida acostarse para dejar paso a la luna y las estrellas.