La Junta cita a los ganaderos para abordar los saneamientos

Medio Ambiente dice que es una cuestión compleja dentro del marco comunitario

17 abr 2019 / 17:00 H.

Su reivindicación se basa en que el plan de erradicación de la tuberculosis ha fracasado y piden medidas sanitarias que realmente sirvan para atajar la enfermedad y no solo para obligarles a sacrificar reses que, en ocasiones, son falsos positivos, para inmovilizar las ganaderías y para obligarlos a realizar dos saneamientos al año, cuando con uno es suficiente. Esa es, en resumidas cuentas, la postura que los ganaderos de toro de lidia de la provincia defienden desde hace años y su principal interlocutor es la Junta de Andalucía. Hace unos días se volvían a reunir en La Carolina para denunciar el “acoso en materia sanitaria” y reconocer que están “al borde de la ruina”. Ante este llamamiento, la Delegación Territorial de Agricultura y Medio Ambiente explica a Diario JAÉN que ya ha mantenido una reunión con los ganaderos de reses bravas para abordar el problema, al tiempo que reconoce que “es una cuestión compleja dentro del marco normativo actual” en la que trabajan. En este sentido, anuncia que, después de la Semana Santa están citados los ganaderos para mantener nuevas reuniones para “abordar el asunto, escuchar propuestas y ver qué medidas se pueden adoptar dentro del marco normativo español y comunitario”.

Para los dueños de ganaderías de toros bravos de diversos puntos de toda la provincia como Andújar, Santisteban del Puerto, Vilches, Carboneros, Navas de San Juan, La Carolina, Villanueva de la Reina, Santa Elena, Guarromán y Baños de la Encina, entre otros, la cuestión es que “se están cargando la genética de hace más de 20 años”, tal y como reconocía en estas páginas el ganadero Joaquín García. Los saneamientos —sacrificio obligatorio de animales en ejecución de los programas de erradicación de enfermedades, en este caso, la tuberculosis— suponen, como denuncian, el sacrificio de reses bravas que, tras ser analizadas, los veterinarios advierten de que estaban sanas. En este sentido, apuntan que se ha reducido la cabaña ganadera de Jaén en más de un 40% durante los últimos años y, con este sistema, vaticinan que se seguirán matando a las vacas, pero que “el problema seguirá”. “Nos hacen gastar el dinero y no sirve para nada, ya que el setenta por ciento de las vacas que se han matado estaban higiénicamente bien”, lamentan los ganaderos.

En la provincia de Jaén, hay seiscientas ganaderías que solicitan un solo saneamiento al año para reducir costes y la mortalidad. Así, han iniciado los trámites para la creación de una asociación y pretenden solicitar una reunión con la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Carmen Crespo, en Sevilla, porque el Plan Oficial de este sector “está totalmente fracasado”.

Ya en 2018, el entonces delegado de la Junta de Agricultura, Juan Balbín, respondió que estos controles son los que exigen Bruselas, pero entendió el problema de inmovilizar toda una ganadería por un caso y abogó por buscar fórmulas de coordinación y dar solución al problema.