La Diputación pagará los trabajos para que el barco solar no encalle

Reyes subraya que la solución está medio encauzada

28 jun 2017 / 10:44 H.

Consciente del “paraíso interior” que atesora esta provincia, la Diputación no solo financió, al alimón, con la Junta de Andalucía, los más de 2 millones de euros que costó el complejo turístico-deportivo que amplifica los atractivos de Segura en el pantano de El Tranco. Ahora que el descenso en los niveles de agua embalsada amenazan la navegación del barco solar, Francisco Reyes indicó a este periódico que la Administración provincial se hará cargo de las “modificaciones” que —según la empresa— son necesarias para garantizar la accesibilidad de los turistas a la embarcación y evitar el peor de los escenarios: la suspensión de las dos rutas que realiza y su amarre en la orilla.

La escasez de lluvias en un año hidrológico más seco de lo normal y las políticas de desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) para garantizar el riego de los cultivos están detrás de esta situación. Con 498 hectómetros cúbicos de capacidad, el pantano de El Tranco estaba ayer al 47,67%. El caudal medio que desembalsó rondó los 12 metros cúbicos por segundo de media, según los datos del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH). Y lo más importante es que no se vislumbran cambios en un verano que, de acuerdo con las previsiones meteorológicas, será entre 0,5 y 1 grado más cálido que el anterior.

La “alerta” —reconoció Antonio Gil, uno de los socios de la empresa que gestiona el barco, El Tranco, Centro de Ocio & Turismo— es evidente, porque “van a seguir desembalsando”. El presidente de la Diputación insistió ayer en que la empresa le comunicó que había decidido paralizar las rutas del barco y, ante esa posibilidad y dada la importancia de este recurso para la promoción turística de la provincia, los técnicos del área de Turismo se desplazaron inmediatamente a la zona. Según Reyes, se está buscando una solución técnica, que —aseguró— está medio encauzada, para evitar parar el barco, y la Diputación se hará cargo de las obras, cuya cuantía aún no se ha estimado.