Educación y buena letra

Tarde de complicidad en el Centro “Federico García Lorca”

21 mar 2019 / 16:20 H.

Hasta Sorihuela del Guadalimar, un pueblo a caballo entre la comarca de El Condado y la de las Villas, que tiene como honor que sus tierras son regadas tanto por el río que da sobrenombre al pueblo, el Guadalimar, como el propio Guadalquivir, viajó esta semana el director de Diario JAÉN en su periplo anual por los centros educativos de la provincia. No hay excepción con la educación permanente, antes educación de adultos, y en esta ocasión, invitado por la profesora, Belén Muela, y el alcalde de la localidad, José Manuel Leal, la tarde del martes fue altamente atractiva tanto para el ponente como para los adultos. Juan Espejo la define muy claramente: “Fue una tarde de complicidad, me encanta enseñar las entrañas y el alma del periódico a los escolares, pero hacerlo con gente mayor, mujeres todas, que un día lejano no tuvieron la oportunidad de aprender por los renglones torcidos de la vida, es para mí un aliciente mayor”, su-braya el director de Diario JAÉN.

El encuentro se desarrolló en el centro “Federico García Lorca”, ubicado en el edificio de usos múltiples de la calle Colón y hasta allí viajó la inseparable maleta del periódico que acompaña a Juan Espejo desde hace más de tres años. De ella fueron saliendo máquinas y herramientas que se han usado para elaborar Diario JAÉN en las ocho décadas de vida que cumplirá el 1 de abril. Desde máquinas de escribir a fotograbados, pasando por fotolitos y cámaras modernas instaladas en un bolígrafo o en un reloj de muñeca. Ninguno de estos “artilugios” quedó sin comentario de la docena de mujeres que cada tarde asisten a las clases de educación permanente en Sorihuela del Guadalimar de la profesora Belén Muela Arroyes, de La Carolina. En esta ocasión, además, el director del periódico provincial, quiso hacer hincapié en el cambio del blanco y negro al color, que para los medios de comunicación escritos se produjo a mediados de la década de los noventa y enfatizó, especialmente, los tiempos en los que Diario JAÉN apenas tenía un veintena de páginas y con la explosión del color empezó a subir de paginación y cubrir toda la provincia, “sin excepción de municipios, por pequeños que fuesen, teniendo en cuenta sus aldeas y, desde luego, asumiendo que había comarcas que era necesario potenciar por sus, como las que hoy nos acoge, la de El Condado, tanto tiempo sometida al olvido secular”, puntualiza Juan Espejo. Una charla que se prolongó más de hora y media en un ambiente extraordinario con unas alumnas para las que la educación es primordial, hoy día, igual que la buena letra y con las que el director quedó emplazado para una próxima visita en las fiestas patronales de Santa Águeda.