Actualizado
domingo, 21 julio 2019
22:02
h
URGENTE

“Busqué el impulso económico”

Antonio Martín Mesa defiende el avance cualitativo de la provincia desde 1991
Ver comentarios
|
15/03/2019
  • Image

Fue una etapa corta pero intensísima y, con la perspectiva que dan 25 años, se puede decir que muy gratificante”. Así resumió el catedrático de Economía Antonio Martín Mesa su etapa en la política entre los años 1991 y 1996, en los que fue concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Jaén, diputado de Promoción y Turismo en la Diputación Provincial y también diputado en el Congreso durante una legislatura. “Creo que en aquella época la política se disfrutaba más, no quiero meterme con los políticos de hoy, pero creo que había más nivel personal y de debate”, reflexionó. Su principal preocupación, como confesó, siempre fue procurar el impulso económico de la provincia. “Éramos los últimos de la fila. Cuando llegué a la Diputación, venía de la Universidad —acababa de ser nombrado catedrático— de analizar datos como que la provincia ocupaba el puesto 49 en renta per cápita de todo el país”, recordó. “En la Diputación Provincial, especialmente, que es lo que nos une aquí hoy a todos, la experiencia fue muy rica. Desde la delegación que yo llevaba, Promoción Económica, se realizó el impulso de la Institución Ferial, la que hoy es una realidad gozosa. Se empezó a gestar en aquellos años, en 1991”, recordó.

“Hoy, efectivamente, a Jaén le quedan muchas asignaturas pendientes, pero no podemos negar el avance cualitativo en las tres últimas décadas. Se ha avanzado de forma espectacular”, defendió. Y, como buen economista, refrendó su postura con datos. “En 1991, Jaén tenía 638.000 habitantes, los mismos que hoy, aunque es cierto hubo un pico mayor en 2010, pero nos mantenemos. Y me sirve el dato para poner de manifiesto tres variantes: en afiliados a la Seguridad Social, en el 91, había 171.000 y hoy son 234.000, una diferencia de más de 65.000; en población ocupada según la Encuesta de Población Activa, en 1991, eran 183.000 frente a los 216.600 de hoy”, enumeró. “Y si hablamos de turismo, el avance es espectacular”, añadió. En datos, por ejemplo, lo reforzó con cifras de viajeros —de 2880.000 al año en el 91 a los 541.000 actuales—, pernoctaciones y plazas hoteleras: “Se ha duplicado el número de visitantes en estos treinta años. Son datos muy representativos”.

Pero, al mismo tiempo, reconoció algunas de esas lagunas pendientes: “Sí, seguimos sin AVE, con una tasa de paro por encima del 20%, desgraciadamente. Son muchos los problemas, no hay que obviarlos pero tampoco que hemos avanzado”. “Pero podríamos estar mejor. Somos los políticos los que hemos perdido oportunidades. Lo digo con el dolor de mi corazón. Todos los partidos hemos tenido nuestras lagunas y Jaén podría haber avanzado mucho más”, le respondió Juan Lillo.

También hizo referencia a la dependencia económica del olivar y cómo el desarrollo industrial puede dar la vuelta a estadísticas económicas en esta tierra, asunto que generó cierto debate entre los participantes. Martín Mesa puso como ejemplo la influencia de Valeo, como referente en la industria. Propuso un dato: el cierre de ejercicio con 1.100 millones de euros de volumen de negocio. “Este año, la campaña de aceituna, con 660.000 toneladas, a 2,5 euros el kilo, ¿cuánto es? 1.650 millones de euros”, planteó. “Hay que apostar por todo esto”, añadió. En este sentido, fue interpelado por Alfonso Sánchez Herrera, por la creación de empleo que supone uno y otro sector. Su respuesta fue que supone más de 3.500 puestos directos. “¿Hay que arrancar olivos, Antonio?”, le preguntó Juan Lillo. “No, son perfectamente complementarios uno y otro sector y se ven en Martos”, contestó. “Me refiero a que Jaén, como siempre se dice, no debe depender tanto del olivar. El problema es que son dos meses al año”, añadió el catedrático de Economía.

creación del recinto de congresos

Fue uno de los proyecto que comenzaron a dar sus primeros pasos en sus años como político de los que Antonio Martín Mesa más orgulloso se siente: el impulso para la creación del Recinto Provincial de Ferias y Congresos. Fue entre enero y noviembre de 1991, como explicó, cuando consiguió los acuerdos plenarios —en la Diputación y el Ayuntamiento— para dotar de los requisitos para su puesta en marcha: un patronato con representantes de administraciones, un capital de 36 millones de pesetas y unos terrenos municipales en Vaciacostales —después cambiaría su situación—. Llevó Antonio Martín al debate hasta la copia de una “carta histórica” que envió al consejero de Economía Jaime Montaner en la que presentaba estas credenciales, además de la experiencia de Expoliva. No fue hasta 1998 cuando se vio esta infraestructura convertida en realidad y en 1999 cuando se celebraron las primeras ferias. “Empezó a ser una herramienta para impulsar el desarrollo económico”, recordó.