URGENTE

Una menor implicación en las cuentas participativas

Una iniciativa que pierde fuelle. La votación para los presupuestos participativos volvió a bajar. Si en 2016 votaron 449 vecinos y en 2017 lo hicieron 307, este año la cifra ha caído hasta solo 170 papeletas —cuatro de ellas nulas—. La votación sirvió para decidir en qué se gastarán 150.000 euros del Ayuntamiento en 2019.

Los tres proyectos más respaldados fueron la habilitación de una zona de aparcamiento en el casco antiguo —429 puntos—, el incremento en 50.000 euros de la partida para el arreglo de caminos rurales —349— y la instalación de algún columpio para bebés en parques infantiles —253—. Muy cerca de está última, con 239 puntos, quedó el soterramiento de contenedores en el casco histórico. La implantación de un sistema de análisis de ADN para identificación de excrementos caninos obtuvo 125 puntos y un festival para familias, 78. Esta vez no hubo urna en las aldeas.