Actualizado
miércoles, 17 julio 2019
02:11
h
URGENTE

La tormenta perfecta del socialismo en Alcalá —con pérdida en las municipales del 26 de mayo de más de mil votos respecto a las de 2015 y 183 en comparación con las europeas del mismo día— ya tiene consecuencias prácticas. Marino Aguilera, del PP, consiguió amarrar un acuerdo de legislatura para gobernar el Ayuntamiento los próximos cuatro años, lo que posibilita que sea investido alcalde hoy en el pleno previsto a partir de mediodía en La Trinidad. Es un momento histórico, pues se acaban cuarenta años consecutivos del PSOE en el poder, los últimos 36 con mayoría absoluta.

Sin embargo, el “parto” no resultó nada fácil, después de presiones y contactos al más alto nivel. Los socialistas pusieron toda la carne en el asador —con suculentas ofertas para Cs—. El partido naranja, cuya cabeza visible en Alcalá la Real es Ángel Montoro, tenía un dilema histórico: que sus dos concejales sirvieran para un cambio tras cuarenta años del PSOE en el poder municipal o sostener el Gobierno socialista una legislatura más e influir desde dentro. A favor de la primera opción estaban los reiterados alegatos a favor del cambio antes y durante la campaña electoral, y las más que mejorables relaciones entre Montoro y el alcalde saliente, Carlos Hinojosa, también secretario general del PSOE, partido en el que militó y con el que llegó a ser edil.

Finalmente, después de unas negociaciones encarriladas esta semana, en la que Ciudadanos comenzó con planteamientos maximalistas en cuanto a áreas y cargos de confianza, ayer por la tarde se firmó en el bar La Bodeguita el acuerdo de gobierno entre los dos partidos. Según ha podido saber Diario JAÉN, el acuerdo contempla hacer del municipio “el mejor lugar para las familias”, luchar contra la despoblación al atraer a habitantes y empresas a las zonas rurales y “luchar contra la corrupción política”, con el final de los “dedazos y el despilfarro” en el Ayuntamiento de Alcalá la Real. A falta de conocer el reparto definitivo de las áreas, trasciende que la distribución resultará proporcional al respectivo resultado en las urnas y que Ángel Montoro ejercerá como teniente de alcalde.

Cs considera que Alcalá deja de ser “feudo socialista” y que las medidas contempladas darán estabilidad y mejorará la calidad de vida de la gente, aparte de abrir las ventanas para que entre “aire fresco y generador al Ayuntamiento”.

De esta manera, si el guion se cumple, hoy Carlos Hinojosa queda apeado de la Alcaldía, a la que llegó en septiembre de 2013. El “pacto de La Bodeguita” hace que su victoria en las urnas, a catorce votos de la mayoría absoluta, resulte pírrica. Sobre la nueva legislatura, las fuentes hablan de más liberaciones que nunca —hasta nueve entre totales y parciales—, menos cargos de confianza y bajada de sueldo a ediles. Habrá que ver si esto se cumple.