Una formación con gran futuro

Módulos del “Santa María de
los Apóstoles”, como técnico en Farmacia, con el 75% de inserción

02 ago 2019 / 09:25 H.

Encontrar un puesto de trabajo no es nada fácil. Menos en el caso de los jóvenes que tienen recién terminada su formación. Pero no es imposible. Así lo demuestran los datos de inserción que baraja el Colegio Santa María de los Apóstoles en algunos de los ciclos de Formación Profesional que se imparten en las instalaciones. En concreto, en el caso del de técnico en Farmacia y Parafarmacia, el 75% del alumnado que participó en la modalidad dual fue contratado nada más terminar la formación en Centros de Trabajo (FCT) en alguna de las oficinas de farmacia donde realizaron la formación práctica. En el caso de la modalidad presencial, las cifras se reducen un poco, pero tampoco son malas del todo, puesto que un 28,6% de los estudiantes también obtuvieron un contrato de trabajo. Datos sacados de la encuesta que realizan al término de la formación para conocer la situación laboral de las personas que se deciden a cursar uno de estos ciclos.

“Fue en 2015 cuando planteamos el primer proyecto, y desde entonces hemos ido mejorando. Muestra de ello son los resultados obtenidos en este cuarto año”, explica Miguel Ángel Mendieta, coordinador de la Formación Profesional Dual en el centro y director del ciclo de Farmacia. Aparte de ese, en las instalaciones se imparte el de auxiliar de enfermería, actividades comerciales, gestión y administración. “El primer trimestre lo dedicamos a una formación extensa de todos los módulos profesionales, y ya el segundo y tercer trimestre se alterna con las prácticas en empresa y en centros educativos. La formación práctica es fundamental, y de hecho se destinan una 1.000 horas”, apunta. Cuando desde el centro formativo se decidieron por la puesta en marcha de la Formación Profesional Dual, dos profesores, entre los que se incluye él, viajaron a Alemania, un referente de este tipo de formación desde hace más de 70 años, con el objetivo de conocer su funcionamiento. “Las tendencias van un poco por ahí, y cada vez más las administraciones apuestan por este tipo de formación”, indica.

Una vez que se decidieron a poner en marcha este tipo de formación, fue fundamental la búsqueda de empresas en las que los alumnos pudieran obtener formación práctica, y también conocer con exactitud el trabajo que podían desempeñar: “En base a esos criterios ya planificamos los de evaluación y contenidos”. Una de las cuestiones más positivas que tienen los alumnos es que durante los dos años que se prolongan los ciclos, puesto que son bianuales, realizan prácticas en diferentes sitios. Así, en el caso del de técnico en Farmacia y Parafarmacia lo hacen el ortopedias, laboratorios y oficinas de farmacia, y en este caso también cuentan con el apoyo del Colegio de Farmacéuticos de Jaén. “En lo que estamos ahora en el caso en concreto de este ciclo es en la posibilidad de, a través de esta institución colegial, crear una bolsa para los alumnos que realizan sus prácticas a través de la Formación Profesional. Al fin y al cabo, están formados por ellos mismos, por lo que entendemos que se trata de una cuestión buena para ambas partes”, apunta Mendieta. Para el próximo año ya tienen aprobados nuevos proyectos.