URGENTE

Más presión policial contra los traficantes de droga

La Guardia Civil y la Policía asestan varios golpes de importancia en 2019
  • EN LINARES-BAEZA. Una de las plantaciones de marihuana intervenidas en este año, en concreto en el marco de la operación “Diablo”.
    EN LINARES-BAEZA. Una de las plantaciones de marihuana intervenidas en este año, en concreto en el marco de la operación “Diablo”.

En lo que va de año, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han aumentado la presión sobre los “narcos” que operan en la provincia de Jaén. De hecho, en los seis primeros meses de 2019, la Policía Nacional y la Guardia Civil han asestado una veintena de importantes golpes a este negocio. Operaciones que han permitido cerrar varios puntos de venta de droga por todo el territorio jiennense. La más espectacular fue, sin duda, la incautación en Guarromán de un camión cargado con 1.200 kilos de hachís, una mercancía que tenía como destino los países del centro y del norte de Europa.

También en enero, la operación “Caronte” permitió decomisar 60 gramos de cocaína y 47 de heroína en Úbeda y la capital. Hubo tres detenidos, acusados de mover importantes cantidades de droga en ambas ciudades. Presuntamente, una de las implicadas llevaba el paquete con el estupefaciente oculto en su vagina. A principios de marzo, la Policía Nacional culminó la bautizada como operación “Comanche”, en la Estación Linares-Baeza. Los agentes detuvieron a tres personas del clan de “Los Alicantinos” y se incautaron de 75 gramos de cocaína, 40 de marihuana, una escopeta del 12 sustraída en el año 2000 en Leganés, una prensa artesanal, munición, armas blancas y dinero en efectivo. También fue llamativa la operación “Libertad”, desarrollada en Úbeda a finales de marzo. La Policía detuvo a una pareja que, presuntamente, vendía droga en un domicilio de la ciudad ubetense. Fueron decomisados 44 gramos de cocaína, 12,35 gramos de marihuana, 47,3 de hachís, 9,5 gramos de heroína, seis terminales móviles, una balanza de precisión y más de 12.500 euros en metálico. Otra de las redadas importantes del año fue la operación “Donkeymon”, culminada por la Guardia Civil contra el clan de “Los Gorilones”, de Villanueva del Arzobispo y Beas. Ocho personas fueron encarceladas de forma preventiva y la Guardia civil decomisó 84 gramos de cocaína en “roca” de gran pureza, 1.700 gramos de sustancia de corte, ocho dosis de “farlopa” ya dispuesta para su distribución y 250 gramos de cogollos secos de marihuana.

También resultó llamativa la operación “Flamenco”, desarrollada por la Policía Nacional en la capital, con ocho detenidos que, presuntamente, tenían un pub como base de operaciones de sus negocios. Fueron intervenidos 11 gramos de “farlopa”. El mayor alijo de esta sustancia en lo que va de año se produjo el pasado 19 de junio en un control de carretera en la A-4, a la Altura de La Carolina. Los agentes detuvieron a un joven que viajaba con 333 gramos.

La operación “Verde” contra los cultivadores de marihuana

Un hecho incontestable que las plantaciones caseras de marihuana están echando raíces en la provincia. Se trata de un floreciente negocio que mueve miles de euros y que la Policía Nacional y la Guardia Civil se ha empeñado en “segar”. De hecho, se ha puesto en marcha un operativo especial en toda España que persigue a los cultivadores de esta droga en invernaderos construidos en cualquier lugar bajo techo, desde casas abandonadas o habitadas hasta naves industriales. Se llama la operación “Verde”. La última detención practicada en el marco de este operativo especial se produjo hace tan solo unos días en Andújar: Fue arrestado un hombre de 60 años que tenía 170 plantas en su vivienda, en concreto en cuatro invernaderos que había levantado en la terraza y en la cochera. A finales de junio, la Policía Nacional de la capital desmantelaba dos casas que eran utilizadas como plantación “indoor” en la capital jiennense. Una era un chalé que estaba ubicado en la zona de La Vestida, donde se hallaron 330 plantas. Fueron detenidas tres personas, todos de la misma familia —un matrimonio y su hija—. La segunda se encuentra en la calle Zumbarrajos, en el casco antiguo de Jaén. Allí había 644 plantas, cuidadas por una joven pareja. Los dos acabaron esposados.

A lo largo del año, también se han producido varias intervenciones en la provincia contra el cultivo de marihuana sobre todo en Úbeda, Linares, Lopera y Los Villares.