Más de 25.000 toneladas de madera quemada retiradas

La Consejería finalizó el pasado mes de junio las labores de desembosque

08 ago 2019 / 10:08 H.

Tardaron más de veinte días las raíces de los grandes árboles en dejar de humear. La extinción terminaba así a finales de agosto de hace ahora dos años, pero con ella comenzaba un proceso que se preveía largo y complejo, un camino que empezaba por eliminar todos los peligros y riesgos para las personas y el propio espacio natural, eliminar la madera quemada, evitar plagas y defender el suelo para evitar la erosión. Todo mientras que la propia naturaleza lucha por regenerarse y volver a vestir de verde los negros parajes.

Así, como detalla la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén, desde la fecha del siniestro, se han desarrollado hasta cuatro proyectos diferentes en la zona afectada por el incendio de 2017 en Segura de la Sierra, tanto con financiación autonómica de la Consejería, por valor de 1,4 millones de euros y otros 250.000 euros aportados por el Ministerio de Agricultura Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Entre los trabajos más recientes, como explican, hasta este mes de junio, se ha realizado un seguimiento de plagas en la zona de Dehesa Carnicera, en la que se tuvieron que quitar unas 400 plantas. Asimismo, también en este pasado mes de junio, se completaron las labores de desembosque, la retirada de madera quemada. La Consejería retiró en total 25.000 toneladas, en unos trabajos ya finalizados.

En este proceso de tratamiento de la vegetación, destaca también la poda de regeneración en el caso de afecciones parciales del fuego. En este sentido, se eliminaron los pies de arbolado calcinados por el incendio, o parcialmente flameados, como destaca el Gobierno andaluz, ya que su permanencia en pie podría ocasionar daños, en caso de derribo accidental, a la regeneración natural, a bienes materiales o incluso a las personas.

Muy importante en los trabajos tras el paso de las llamas en un espacio natural es la defensa contra la erosión del suelo. Como explican desde la Delegación, el objetivo de estas actuaciones es la restauración del régimen hidrológico tras la desaparición de la cubierta vegetal, lo que evita la pérdida de suelo, aumenta la infiltración y provoca la disminución del caudal de agua que discurre por la ladera, para aminorar parte de su energía de arrastre. Para ello, se han ejecutado estructuras como fajinas o cordones de ramaje en las laderas. Estas son actuaciones lineales en las que se acumulan, de manera acordonada y según curvas de nivel, los árboles apeados y ramajes para la retención de sedimentos. Estas, como apuntan los especialistas, se distribuyen a tresbolillo sobre las laderas identificadas con elevado riego de erosión superficial, superiores al 30% de pendiente. También se han realizado albarradas vegetales o empalizadas en la red de drenaje. Se trata de pequeños diques fabricados a partir de material leñoso residual, como son fustes, copas y ramajes. Completa esta “arquitectura” para evitar la erosión las albarradas de piedra, unos pequeños diques fabricados sobre la red de drenaje, donde el cauce presenta una pendiente superior al 30%.

Al mismo tiempo, para facilitar estos mismos trabajos, se ha realizado una mejora de los accesos. Destaca la realizada en el Camino de los Endrinales, una pista forestal no asfaltada que cruza la zona occidental del incendio, y la carretera de la Cumbre JF-7016, que atraviesa la zona oriental en dirección norte-sur. Como apunta la Junta de Andalucía en este sentido, los trabajos continuarán hasta final de año con la reparación de nuevos caminos. Igualmente, se han colocado paneles de indicación de riesgos en un punto de acceso donde, debido al deterioro de los viales y las laderas, existen riesgos específicos, como la caída de restos de los taludes.

ayudas forestales. La Junta acaba de anunciar que en la primera quincena de septiembre la Consejería publicará una convocatoria de nuevas ayudas forestales. Llegan, como apunta la delegada del Gobierno, Maribel Lozano, después de 7 años sin convocarse: “Hacemos una auténtica apuesta por la conservación de la biodiversidad, por la limpieza de los bosques y la adaptación de estos ecosistemas a los efectos del cambio climático”.