URGENTE

Los pantanos pequeños se aproximan ya al lleno

Los embalses ganan más de 84 millones de litros en unos días
Ver comentarios
  • NIEVE Y AGUA. Vista del embalse del Víboras y las Casillas de Martos, durante el segundo fin de semana de febrero, justo tras las lluvias y las nieves.
    NIEVE Y AGUA. Vista del embalse del Víboras y las Casillas de Martos, durante el segundo fin de semana de febrero, justo tras las lluvias y las nieves.
Los pantanos pequeños se aproximan ya al lleno
Los pantanos pequeños se aproximan ya al lleno

Motivos para la esperanza. Las previsiones se cumplen y el “río de humedad” procedente del océano Atlántico riega, de manera generosa, la provincia, sobre todo desde el miércoles. Aparte de los beneficios para los cultivos, en particular el olivar, los efectos beneficiosos de las copiosas precipitaciones ya se dejan ver en los pantanos de la provincia de Jaén, beneficiados por las generosas escorrentías generadas al caer mucha agua en solamente unos días.

La mejoría se nota, principalmente, en los pantanos más pequeños. Uno de ellos, El Encinarejo, en la sierra de Andújar, se aproxima al lleno. Al cierre de esta edición superaba, de forma ligera, el 92 por ciento de su capacidad, lo que supone que —si persisten las jornadas lluviosas— se completará en breve. Asimismo rebasan el 70 por ciento otras presas. En concreto, La Fernandina, también en las Nuevas Poblaciones, superaba el 86 por ciento; El Dañador, en Montizón, el 75 y el Aguascebas, en la zona de Las Villas, rondaba el 74 por ciento. En cambio, los embalses mayores son harina de otro costal. En este sentido, el principal “mar interior” de Jaén, el Tranco de Beas, permanece en el 36,22 por ciento, el Guadalmena se hallaba en torno al 30, el Guadalén al 32, el Giribaile al 25, el Quiebrajano al 26 y el Rumblar, al 25. Sin embargo, en su conjunto, el avance es destacable, pues el pasado lunes, cuando apenas había empezado a caer agua, las reservas conjuntas se cifraban en el 27,63 por ciento, mientras que al cierre de esta edición, de acuerdo con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), llegaba al 31,28 —eso sí, por debajo de provincias como Huelva (72) o Sevilla (64) y de la media de la cuenca (39)—.

Pese a todo, la repercusión de las lluvias es mareante. En menos de una semana se pasó de 643 hectómetros cúbicos a más de 727. Esto significa un crecimiento superior a 84 hectómetros cúbicos, o lo que es lo mismo, 84 millones de litros.

La clave en el crecimiento se encuentra en las pingües precipitaciones. De acuerdo con la red de estaciones meteorológicas, la pasada semana se midieron 160 litros por metro cuadrado en el Jándula, 153 en el Quiebrajano, 144 en El Encinarejo, 104 en la Fernandina y por encima de 100 en municipios como Alcalá o Campillo. Los datos son más discretos en áreas del centro y el este.

previsiones. Los modelos meteorológicos insisten en anunciar cuantiosas precipitaciones en el territorio jiennense, principalmente en áreas de sierra. Por ejemplo, el sistema europeo y el de Estados Unidos anuncian cifras superiores a otros 100 litros por metro cuadrado en algunos puntos. Esto supondrá una sensible reducción del déficit hídrico respecto del promedio, que, con las recientes precipitaciones, ha bajado del 30 por ciento. Aunque la media en Jaén era, al cierre de esta edición, de 305 litros por metro cuadrado, excedían con creces esa cantidad en Cazorla (531), el Quiebrajano (521), Aguascebas (502), el Tranco de Beas (498), Siles (487) y Arroyo Pedregosos (437).