Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
13:49
h
URGENTE

La sensibilidad sutil de la poesía

Isabel Rezmo recita sus versos y construye un poema con los alumnos
|
13/11/2018

El mundo del olivar y del aceite de oliva, a través de los siglos, ha sido fuente de inspiración de poetas y escritores. Así lo puso de manifiesto la poeta ubetense Isabel Rezmo, durante su intervención en la charla sobre “Periodismo y aceite de oliva”, ofrecida en el colegio público “Juan Pasquau”.

Como los alumnos le preguntaron que cómo se hizo poeta, Isabel Rezmo les ofreció unas pinceladas biográficas. Ella, que es maestra, curiosamente hizo sus prácticas en este mismo centro escolar, cuando lo dirigía, dijo, el profesor y también poeta Ramón Molina Navarrete.

Isabel Rezmo, nació en Úbeda en 1975, estudió Magisterio en la especialidad de Educación Infantil y ha sido formadora y ofrecido recitales, talleres y cuentacuentos. También es voluntaria en varias organizaciones y asociaciones de carácter benéfico. Tiene publicados varios libros y, precisamente, llevó varios ejemplares para la biblioteca de este centro escolar. Desde muy joven, dijo, fueron sus padres los que la iniciaron en la lectura y en la escritura. Hoy tiene cinco libros publicados. Sus títulos son: Paisajes de una dama” (2013); “Ego Amare” (2015); “Óxido” (2015); “Hábito” y “Tempo” (2018).

“A los 8 años empecé a leer poesía y a los 12 escribí mis primeros poemas”, señaló la escritora. Siendo adolescente descubrió a Federico García Lorca, y se dijo “quiero escribir como él, como si fuera posible escribir como Lorca”. También descubrió la poesía de otro poeta de la Generación del 27, el premio Nobel Vicente Aleixandre y, desde entonces, confesó, fue para ella el máximo exponente y su referente plástico. “Mis padres me hicieron poeta, pero antes, me hicieron lectora”, subrayó.

Su intervención fue muy dinámica, ya que implicaba constantemente al alumnado y le formulaba continuas cuestiones. “Con la poesía se expresan sentimientos de lo que pasa en el mundo. Yo he hecho muchos recitales en la provincia de Jaén y muchos de mis poemas tratan del olivar y del aceite de oliva, del campo y la tierra”.

Isabel Rezmo preguntó a los escolares si conocían algún poeta que hubiese escrito versos sobre el olivar jiennense y estos fueron enumerando, Antonio Machado, Federico García Lorca... Y la ponente les aclaró que aunque había escrito de olivar, en su caso, era de Granada. Les preguntó si conocían Miguel Hernández y todos levantaron la mano. La poeta les explicó que fue un corresponsal de guerra, que estaba casado con Josefina Manresa, que era de Quesada, y fue el autor de un poema “Aceituneros”, que hoy es la letra del “Himno de la provincia de Jaén”.

Isabel Rezmo recitó el poema de Miguel Hernández y también varios suyos, con el olivar y los Cerros de Úbeda en el horizonte.

La ponente quiso implicar directamente a los alumnos y, entre todos, tejieron un poema. Les pidió que dijesen las palabras que les evocase el olivar y una sucesión de palabras surgieron al momento: “hilos verdes, laberinto, mar, aire, naturaleza, libertad, aceite, aceitunas verdes... árbol en medio del campo, amargo, el hombre trabajando con mucho esmero, toca con la frente el aire y con la azada el suelo”. Prueba superada.

Isabel Rezmo cerró su intervención con un poema que tenía a la tierra como referente. En la siguiente página se reproducen los tres poemas que recitó ante los alumnos del colegio.