Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
18:35
h
URGENTE

Día de constitución de un nuevo Gobierno para la ciudad y nombramiento del alcalde que lo dirigirá durante los próximos cuatro años. En el salón de plenos de la Estación de Madrid no cabía ni un alfiler, a la espera de presenciar el gran acontecimiento, que empezaba a las doce del medio día. Una vez constituida la mesa de edad, formada por Juan Fernández, Javier Bris y el secretario, comenzó la ronda de juramentos de los 25 concejales que están llamados a trabajar por la ciudad. De ellos, 8 son del PSOE, 5 del Partido Popular, 5 de Ciudadanos, 3 de Cilu-Linares, 2 de Linares Primero y 2 de Izquierda Unida. Posteriormente, comenzaban las votaciones para elegir al que será el alcalde. Se esperaban trece votos a favor de Raúl Caro-Accino (C’s), una vez conocido el acuerdo con PP y Cilu, pero sorprendió el apoyo de la formación de Juan Fernández, Linares Primero. De tal forma, hubo 15 votos a favor de Caro, 8 para Daniel Campos (PSOE) y dos para Carmelo Gragera (IU). Dejaba así Juan Fernández el bastón de mando, después de veinte años de mandato, para hacerle entrega al que ya es el nuevo regidor de Linares, Raúl Caro-Accino Menéndez. Ambos se fundían en un abrazo emotivo, entre el aplauso caluroso de todos los asistentes que allí se encontraban y de sus compañeros.

PRIMERAS IMPRESIONES. Una vez ubicado Caro en su escaño central, se abrió el turno de palabra a los nuevos ediles. El primero en intervenir es ahora el líder de la oposición, Daniel Campos, desde el PSOE, dijo: “El programa electoral socialista es el más votado por los ciudadanos. Comprendo que es un pacto legítimo, pero no estoy de acuerdo en que no pueda gobernar la lista más votada en las pasadas municipales”. En cuanto a Cilu-Linares, dijo de ellos, “con el apoyo a esta candidatura, se ha posicionado como nuevas generaciones del PP y de Ciudadanos”. Dejaba así visible la “inclinación hacia la derecha” de la que considera que hacen gala.

Ángeles Isac, por el Partido Popular, juzgó al respecto del cambio, “ha sido un ejercicio de responsabilidad, de priorizar la ciudad antes que la Alcaldía”. “De una forma u otra queremos formar parte y trabajar por Linares, que es para lo que la gente nos ha votado”, avanzó. Javier Bris mostraba su orgullo por, según él, “haber apoyado esta alternativa de gobierno, a favor de la ciudad, por la que van a trabajar humildemente”. Juan Fernández explicó: “Hemos apoyado la investidura de Raúl Caro, porque era la mejor opción de las que se presentaban”. Carmelo Gragera fue claro y lamentó: “No es el gobierno que esperaba para Linares” y prometió que “firmes y persistentes en la oposición”, pero, eso sí, “apoyarán todas las mejoras de carácter social y en beneficio de los linarenses”.

“Es un proyecto conjunto y que se tomarían las decisiones de forma colectiva”, anunció el nuevo alcalde, en alusión al entendimiento entre las tres fuerzas. Agradeció la predisposición de Ángeles Isac y del Partido Popular, por, en sus palabras, “poner por delante de los intereses del partido a la ciudad y generar así este nuevo gobierno en el que van a trabajar”. Consideró que no era momento de entrar en los primeros debates políticos, puesto que, como expresó, “tendremos tiempo para tomar decisiones y debatir”. También pidió al resto de la Corporación que primara el respeto durante estos cuatro años para que juntos se pueda trabajar “por el cambio y la mejora de Linares”.

De este modo, se dio por terminada la sesión de investidura, entre las felicitaciones del nuevo equipo y de todos los asistentes, familiares y amigos de los nuevos ediles. La explanada de la Estación de Madrid sirvió como escenario para realizar la foto de familia de los 25 concejales. Después, con carácter más informal, se realizaron también otros retratos individuales de las cinco formaciones que lograron representación en el Ayuntamiento y que formarán parte del pleno hasta 2023.