URGENTE

Fue uno de los más “madrugadores” de la provincia y confirmó que Ciudadanos tendrá, finalmente, el Gobierno de cinco ayuntamientos tras las elecciones del pasado 26 de mayo. Arjonilla comenzó a las diez su pleno de investidura en el que salió reelegido Miguel Ángel Carmona.

Como dicta la legislación, la mesa de edad la formaron el mayor y el menor de los concejales, Juan de Dios Úbeda Carmona, que presidió la mesa, y Luis Miguel Carmona Maroto, respectivamente. Fue el alcalde todavía en funciones, Miguel Ángel Carmona, el primero en ser llamado en la constitución de la Corporación y juró su cargo como concejal en la nueva legislatura. A las diez y doce minutos, quedó constituida. Después, llegó el momento de la elección del alcalde a través de la votación de los ediles. Sin sorpresas, Miguel Ángel Carmona recibió cinco votos; Juan de Dios Úbeda, tres, y Juan Manuel Jurado, tres. Así, quedó proclamado el candidato de Ciudadanos por ser la lista con más apoyos, con sus 1.067 votos.

Tras el juramento del cargo, el ya alcalde tomó la palabra. “Ha cambiado el panorama de estos últimos ocho años. Estamos ante un periodo inédito, habrá que trabajar con diálogo con un solo fin, que Arjonilla mejore”, reconoció. “Tened por seguro que vamos a trabajar para que nuestro pueblo funcione”, concluyó. Antes lo hicieron los líderes de la oposición. Úbeda recordó que “asumir una legislatura en minoría, no deja de ser un riesgo y tiene sus inconvenientes”. “Si no se consiguen pactos de gobierno difícilmente se puede llegar a buen fin, pero nuestra disposición está en colaborar con las políticas en beneficio del pueblo”, aseguró. El número 1 del PSOE, tercera fuerza, recordó que esta será una legislatura muy diferente a las anteriores, ya que se gobierna en minoría, “una cuestión inédita que requiere diálogo y consenso y cambiar muchas dinámicas”: “Esperamos que así sea por el bien de Arjonilla”.

Así, Carmona, que consiguió una mayoría absoluta en 2015 para el Partido Andalucista seguirá al frente del Gobierno arjonillero con la formación que lidera Albert Rivera, a la que se unió tras la desaparición de su anterior respaldo. Así, son finalmente cinco los ayuntamientos con bastón de mando en manos naranjas. La otra sorpresa se conoció esta misma semana, con el pacto que se alcanzó en Linares para que Raúl Caro, líder de la tercera fuerza que salió de las urnas, fuera investido alcalde con el apoyo del PP, segunda fuerza, y CILU, quinta.

tres mayorías. La investidura estaba clara en los tres municipios en los que Ciudadanos consiguió ser la lista más respaldada en la noche del 26 de mayo: Porcuna, Cárcheles y Aldeaquemada. Allí, sus tres alcaldes consiguieron revalidar el cargo con mayoría con unas siglas diferentes con las que lo consiguieron hace cuatro años. De hecho, son tres de los responsables municipales que dejaron el Partido Popular tras la crisis surgida en la renovación de la directiva provincial, cuando el porcunense Miguel Moreno intentó presidir la formación frente a la candidatura de Juan Diego Requena. Él se fue del PP descontento por cómo se desarrolló el proceso y detrás lo acompañaron cuatro alcaldes más. El de Cárcheles, Enrique Puñal, que también se sumó a las filas de Ciudadanos y ha conseguido mayoría; el de Aldeaquemada, Manuel Fernández Vela, con los mismos resultados; el de Albanchez de Mágina, Alejandro Morales, que también lideró la formación naranja pero no consiguió el suficiente apoyo en las urnas para revalidar el cargo, y el de Castellar, Gabriel González, que decidió no optar a la reelección. Sí lo hizo su número 2, Consolación Valiente, también por Ciudadanos, que consiguió solo dos representantes en el pleno.