Actualizado
martes, 20 agosto 2019
01:35
h
URGENTE

No dejaron los resultados de la noche del 26 de mayo un resultado muy alentador para la confluencia de Podemos e Izquierda Unida, que concurrió con la marca Adelante, una estrategia para sumar fuerzas con vistas a mantener la representación en la Diputación Provincial. Tras la cita electoral, tenían una sentimiento “agridulce”. Así lo explicó el coordinador provincial de IU, Francisco Javier Damas, ya que su pérdida de concejales en diferentes municipios supuso también la de su representación en la Diputación.

Fueron 71 los concejales en la provincia obtenidos con la marca Adelante. En Villatorres y Huelma, las urnas los mantuvo como fuerza mayoritaria; en Lahiguera creció y consiguió ser la lista más votada; en Cambil, perdieron la Alcaldía y, en Torredonjimeno, aunque igualaron el número de ediles, sí la posibilidad de mantenerse en el Gobierno. De hecho, no consiguieron mayoría absoluta alguna. Como Izquierda Unida en solitario, sí lo hicieron: Canena y Lupión. Pero también perdió una Alcaldía, la de Vilches, y redujo su representación a la mitad en Linares. Además, en municipios como Martos, Begíjar, Rus y Andújar, consiguió posicionarse como llave de gobierno.

Así, tras los 20 días pasados desde las elecciones y las conversaciones con el resto de grupos políticos, las formaciones de izquierdas hicieron valer estos resultados en las sesiones de investidura para conseguir tres gobiernos en minoría —Huelma, Villatorres y Lahiguera—, dos mayoría absolutas, las de Canena y Lupión, y ser socios de gobierno cuatro. En Andújar, en donde el concejal de Adelante Andújar, Juan Francisco Cazalilla, llevará las áreas de Vivienda, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible. En Begíjar, en el que la única representante de IU, Sonia Muñoz, aupó al socialista Diego Soriano, frente a la lista más votada, la que encabezaba el ya exalcalde popular Damián Martínez. Allí, Muñoz estará al frente de las concejalías de Empleo, Servicios Sociales y Participación Ciudadana. En Rus, el socialista Manuel Hueso vuelve a la Alcaldía con apoyo de Josefa Palomares, única concejal electa de la coalición de izquierdas, que será teniente de alcalde y asumirá las áreas de Igualdad y Bienestar Social y Participación Ciudadana.

Sin sorpresas, a lo largo de las diferentes investiduras celebradas ayer, se fueron confirmando las alcaldías para las formaciones de izquierdas en los municipios donde fue la lista más votada.

En Huelma, Francisco Ruiz García fue reelegido como alcalde, tras conseguir más del 46% de los votos el pasado 26 de mayo y seis concejales, frente a los 5 y 2, de PSOE y PP, respectivamente. Cabe destacar que en este municipio de Mágina, aunque la candidatura llevó la marca Adelante —nacida del acuerdo IU y Podemos en el ámbito provincial—, la lista era de Izquierda Unida. Hubo un intento de presentar otra por parte del círculo de Podemos, que echó para atrás la Junta Electoral de Zona por no corresponderse su nombre con la marca registrada (Marea Andalucista), una cuestión que enemista a las formaciones y todavía trae cola.

En Lahiguera, las urnas dejaron un reparto equitativo de concejales entre Adelante, PSOE y PP y, finalmente, en la toma de posesión de la nueva Corporación Municipal, fue elegida como alcaldesa, Francisca Paula Calero Mena, de la coalición de izquierdas, como lista más votada. Así, el socialista Florencio Morales le tuvo que entregasr el bastón de mando. Igualmente, en Villatorres, Izquierda Unida, como Adelante, gobernará una legislatura más y lo hará con minoría. Lo hará con Miguel Manuel García Moreno como alcalde, que tomó el relevo del histórico Sebastian López. Enfrente, PSOE y PP sumaban, pero hubiera sido un pacto difícil de entender.