Actualizado
viernes, 23 agosto 2019
23:34
h
URGENTE

El país no puede esperar

Ver comentarios

Solo la posibilidad de que, finalmente, haya que convocar nuevas elecciones pone muy nerviosa a una ciudadanía que votó, precisamente, esta composición de diputados y este equilibrio de poder. Ir de nuevo a elecciones sería una tomadura de pelo, cuando todos los partidos implicados sostienen sin rubor que ha llegado el momento político de la necesidad de consensos y pactos. Al margen de las componendas tácticas que cada uno en su legítimo derecho de conseguir los mejores resultados posibles, no se puede olvidar que el país, aunque no se puede decir que está parado, sí que tiene decisiones fundamentales que requieren de una formación de Gobierno que ejecute los planes trazados y que, muy importante, dé luz verde a la financiación de las autonomías. Este ya largo periodo de negociación no beneficia a ninguno de los partidos implicados directa e indirectamente en los acuerdos que están sobre la mesa. Por un lado el PSOE no quiere un gobierno de coalición con Unidas Podemos y el partido de Iglesias exige un verdadero “premio”, quizá por encima de sus “logros” políticos en diputados. En esta tesitura se debería poner un coto claro a las aspiraciones de este posible socio de gobierno. Por otro lado, Ciudadanos ya anunció un cierre de filas en contra de convertir o ayudar en modo alguno al partido liderado por Pedro Sánchez, una posición que parece inamovible a pesar de las voces críticas dentro del partido sobre este posicionamiento. Del PP, por más que la estabilidad del país sea una de sus prioridades, tampoco se espera una abstención que pueda ayudar para que se forme Gobierno. Así, las cosas, de nuevo los partidos nacionalistas se convertirán en fundamentales y sus costosos apoyos una moneda de cambio ya típica en la formación de Gobierno del país al que, paradójicamente, pretenden”dinamitar” desde dentro.